Proyecciones


Hace poquito comencé a jugar Star Wars d6 por foro. Para variar, aproveché que en el foro se juega bien, son roleros de siempre y no tienen prejuicios, y me hice una bailarina twi'lek (el escenario es un bar más o menos decente, al estilo noir, pero en Coruscant).

Después de definir su personalidad, al rato me doy cuenta de que le había puesto tantas cosas mías... Y ni me había dado cuenta. Como ese sentimiento de aburrimiento total ante muchas de las cosas de la vida, la falta de objetivos, el saber que se es bueno en algo pero que se desea algo más, otra cosa, como que falta algo que uno no sabe qué es... bueno, eso. Y me doy cuenta varios días después.

Que cosa, ¿no?

2 comentarios:

JMO dijo...

¿Sabés?, cuando soñaba con jugar Mago, estuve por mucho tiempo creando-me como personaje. Quería, algún día, jugar conmigo, porque me parecía un experimento interesante al principio. Pero después me fui dando cuenta que de alguna manera, en algún momento, dejó de ser un experimento para convertirse en un cuadro sobre el que pintaba una mirada autobiográfica, que con el tiempo me di cuenta no era yo, sinó como yo me veía en aquel momento.
Aún conservo el personaje, y de vez en cuando lo veo, como un retrato propio de otro tiempo.

Capitán Hidalgo dijo...

Nunca había pensado en algo así, es interesante. El tema es que, cuando jugamos rol, siempre le ponemos algo nuestro al personaje, ya sea directamente o como algo inverso, etc. Entonces hay un poco de nosotros en ese personaje; si está bien hecho, después nos duele cuando se muere, y en parte es por eso, porque tenía algo nuestro.

Pero jugar conmigo mismo no tiene tanto interés porque uno ya sabe cómo reaccionaría, etc. Lo bueno del rol es meterse en los zapatos de otro :D