The Spirit (2009)


El miércoles pasado fui a verla, en parte porque quería arriesgarme, en parte porque todavía no había estrenado El extraño caso de Benjamin Button (que tal vez vea este miércoles).

Y digo arriesgarme porque había escuchado que Frank Miller no hacía un buen papel como director.

En primer lugar tengo que decir que no sé nada del personaje, más que fue creado por uno de los historietistas más grandes de todos los tiempos, Will Eisner, y que duró muchos años y que fundó la base de la historieta moderna a golpe de viñeta e innovación (¡¡tengo que seguir leyendo sus libros!!).

Así que, a diferencia de otras películas como Watchmen, no leí la obra en la cual está basada, en gran medida porque no tuve tiempo. Espero poder resolver eso el día de mañana: me va a llegar unos años porque el personaje empezó en los 40s, pero bueno...

Volviendo a la película, la afirmación de que "Frank Miller, como director, es buen dibujante" fue un resumen de lo que vengo escuchando cada tanto en varias partes. Lo dijo un comentarista de la tele; no tenía por qué creerle, pero a la suma de opiniones le otorgo algo de validez. Así que no fui esperando gran cosa, sino más bien con ganas de ir al cine.

Mucho se la había comparado con 300 y con Sin City, solo por la coincidencia de creadores. Lo que decían las malas lenguas es que, si bien lo visual era impresionante, la película no lo era. Tengo que disentir. Tal vez no sea la mejor película del año, ni la mejor adaptación de un comic, pero no es nada mala.

Primero por lo que decían que era bueno: lo visual. El estilo recuerda a las dos películas anteriores, ciertamente, pero es propio. Hay escenarios reales de fondo, y hay interacción con él, a diferencia de 300 en donde todo era computadora salvo la gente en primer plano. Hay escenas evidentemente similares a Sin City: siluetas rojas sobre negro y cosas así bien de Miller. Pero no toda la película es así, y la textura se logra a base de iluminación y algunos trucos de cámara, nada digital ni muy raro. Lo cual da un buen sabor de boca.

Vamos a lo argumental y a la dirección, que era la base de la crítica (ya que Miller también se encargó del guión). The Spirit, hay que decirlo, tiene una trama bastante sencilla, y eso no tiene nada de malo: básicamente es el malo que busca la cosa con la que destruirá el mundo y el héroe debe primero enterarse, y luego detenerlo con la ayuda de amigos y enemigos. Trillado, ¿no? De hecho, después de tantos comentarios, era lo que estaba esperando y lo que encontré. Y sé de películas y realizadores que ni siquiera con algo con tan sencillo pueden sacar un resultado decente...

Si vamos a pegarle a la película, que sea por eso, que sea porque no hay un argumento super loco que te vuela la mente. Sencillo, compacto, conocido, sin embargo, da resultado. Engancha y no decepciona, y tiene muchas perlas que sorprenden o agradan. La narración es buena, y no encontré saltos ni nada suelto que pueda usarse contra Miller (cosa que sí me sucede en otras películas: sin ir más lejos lo digo de nuevo: Spiderman tiene muchos errores de cámaraaaaa!!!!).

No sé si es solo por eso, pero tal vez la forma de encarar el personaje y la historia han hecho que muchos comentaristas, sin saber nada de comics y esas cosas, critiquen demasiado la película. Como dije antes, no sé cuánto hay de Eisner y cuanto de Miller en la cinta, y muchas cosas me sorprendieron y me quedé con esa duda: ¿era así el personaje? Aparentemente sí, pues mezclaba géneros tan dispares como el cine negro y la comedia ligera con toques de romance, lo sobrenatural y lo violento. Ahora me quedo más tranquilo, Frank. Pero visto por otro tipo de gente, es una de esas películas que parecen malas por meter demasiado en la bolsa, por ser "ridículas". De hecho estoy seguro que toda la (escasa) gente que la vio conmigo en el cine se fue pensando que era una mierda. No lo lamenté, tampoco: eran unos idiotas (:D).

En resumen: que no te metan el perro. Si sos del mundillo, te va a gustar, porque tiene cosas totalmente brillantes, como los diálogos internos del personaje (con el toque justo de cursilería, que te saca una sonrisa pero siguen siendo serios porque el personaje lo es), algo de comedia romántica sobre la atracción (inexplicable, pero contundente) que tienen las mujeres hacia el protagonista, o escenas que nunca en la cabeza te podían haber crecido de no ser por Miller (la contaría, pero sería muy cruel matarlte la sorpresa).

Creo que los actores han disfrutado haciéndola. Mucho elenco femenino (de hecho, casi todo), y muy sabia la decisión de Miller de poner a un actor desconocido, que no manchara el personaje con cosas anteriores. Su trabajo es bueno, y todos hacen muy bien su papel. Me gustó también que no se exagerara la pulposidad sensualidad de las protagonistas (hay que decirlo) Scarlett Johansson y Eva Mendez. Están en su tono justo y no hace falta recordar que son femmes fatale. Es otro ejemplo del cuidado equilibrio de estilo y narración que consiguió Miller.



Como nota final, quería agregar que la película me dio algo que no sentía en mucho tiempo. Cuando salgo de ver una película, me gusta tardar en volver a la realidad; me agrada recordar escenas y sentir que vuelven a suceder, y que tal vez las reglas de esta realidad han cambiado un poco. Es una sensación de alegría difícil de explicar que relaciono a la confluencia de lo fantástico/ficticio que se hace real.

The Spirit me dio esa sensación, que no se disolvió sino muchas cuadras después, cuando tomaba el colectivo de regreso a casa. Solo por eso me encantó.

2 comentarios:

Dogui dijo...

Tuve la mala suerte de leer All Star Batman, de Miller y Lee, dos días antes de ir a ver The Spirit. Los diálogos repetidos en boca de distintos personajes, y las escenas repetidas tanto en Batman A-S, Sin City y The Spirit me hicieron rechinar los dientes. No porque sea mala la película, sino porque me sentí un poco estafado.

Esvásticas, dinosaurios, muelles, zapatillas, frases repetidas... en un momento te aburre la misma cantinela con diferente nombre.

Capitán Hidalgo dijo...

Puede ser, la verdad es que no leí tantas cosas de Miller como para comparar. Eso sí, hace tiempo que me vienen diciendo que lo que hace ahora no es tan bueno como lo anterior.