Wonder Woman (2009)


Hacía tiempo que venía acumulando películas para ver, y ayer, con poco tiempo, elegí esta no sólo porque tenía ganas de verla, sino porque su escasa duración (74 minutos) me permitía hacerlo sin quedarme despierto hasta tan tarde. No puedo decir que haya sido una mala elección.


La sensación previa
La única crítica que leí de la película se enfocaba en preguntarse el target de público al que apuntaba, sintiéndolo confuso (opinión que no comparto, ahora que la vi). Sin embargo, al leer numerosas referencias en un foro de comics, que apuntaban a la excelencia del producto, poniéndolo en la cima de todas las recientes producciones animadas DC/Warner, mi entusiasmo creció y creció.

Es importante remarcar este dato. Wonder Woman es una película animada lanzada directamente al mercado del video, siendo la cuarta de un proyecto iniciado por ambas empresas con Superman/Doomsday, y continuada por Batman: Gotham Knight y Justice League, the New Frontier. Al parecer la idea está funcionando, si vemos los volúmenes de ventas, y el hecho de que, en pleno hecatombe económica, ya haya dos películas más en producción: la de Green Lantern, que salió en estos días, y una de Batman y Superman, que parece que saldrá a fines de este año.


La historia
Como en todas las producciones animadas de este proyecto, no sólo es autoconclusiva, sino que no mantiene una continuidad determinada, y adapta o crea escenarios (derivados más o menos directamente del comic) para mostrar al personaje.

En este caso, la historia está adaptada del arco de comics que, en 1987, reseteó por última vez el origen del personaje. Hace muchos años, Ares ha sido encarcelado en Themyscira, y las Amazonas han sido designadas sus carceleras. Un papel que la Reina Hipólita se toma con enorme cuidado, aislando totalmente la isla del mundo exterior, dominado por el hombre, el cual, según ella, es demasiado similar a Ares. Como premio de los dioses, recibe el regalo que tanto ansía: una hija que no nazca de su unión con un hombre, a quien llama Diana.



Lo demás, por previsible y conocido, no deja de tener giros, guiños y sorpresas: un piloto estadounidense (Steve Trevor) es derribado sobre Isla Paraíso, y aprovechando el alboroto, Ares escapa. Diana consigue ser enviada al mundo exterior con la doble misión de devolver a Steve y de rastrear a Ares para capturarlo.

A partir de ahí, un jaleo de aquellos.


Acción, violencia y buena animación
Con Bruce Timm como productor, la siempre presente Andrea Romano como directora de casting de voces y dirigida por la ahora famosa Lauren Montgomery (que dirigió parte de Superman/Doomsday, la nueva de Green Lantern y participó en el desarrollo de varias películas y series animadas recientes), la película combina elementos pocas veces vistos en una película de superhéroes, animada o no.

Además de un guión sólido, sencillo pero práctico, la acción está apoyada sobre una fluida animación, con efectos visuales más que interesantes por su realismo, y una coreografía digna de cualquier comic, pero sin ser exagerada ni demasiado irreal.

Nota aparte para los diseños de personaje. Si bien, como siempre, siguen una estética similar a la impuesta por Bruce Timm en sus míticas series de Batman, tienen un aire distintivo, que a veces pueden gustar y a veces no. El hecho de que todas las protagonistas secundarias sean amazonas da permiso para variarles el look, creando personajes distinguibles e incluso queribles en poco tiempo. También se agradece que no sean macho women with swords, que tengan armadura completa y no haya fan service (nada de bikini chainmail).

Lo de la armadura era necesario: todos los personajes las dan y las reciben. La lucha es, literalmente, a muerte. Vuelan las cabezas y, ¡por Hera!, hasta los buenos matan. Este detalle, que no es menor, realmente desmarca a la película, ya que la violencia es incluso mayor que las piezas anteriores del proyecto animado de DC/Warner (el cual, recordemos, no hace películas ATP, sino PG-13, o sea, para mayores de 13 años).

Otra parte de la solidez de la cinta proviene de los diálogos. Al principio de la película, casi parece que estamos viendo 300 (bueno, no hay tanta sangre, pero...). El lenguaje de las amazonas y su forma de ver el mundo como guerreras, netamente griego (o al menos lo que ya tenemos estereotipado como griego) es chocante. Más adelante, cuando Diana tiene que soportar la "opresión masculina" en el mundo exterior, centralizada principalmente en la figura de Steve Trevor, hay todo tipo de situaciones hilarantes, perfectamente soportadas por un rápido uso de la ironía, el doble sentido y las respuestas insolentes. Esto hace de la película doblemente disfrutable, teniendo partes de comedia y partes de acción/tragedia sin que ninguna de esas dos facetas se vea perjudicada.

¿Problemas? Yo hubiera agregado cinco o seis minutos más de animación para explicar pequeños detalles, algo que hubiera hecho mucho más sólida a la película. Hay dos puntos en donde la acción salta demasiado a causa de este pequeño fallo de guión. Por otra parte, algún crítico se quejó de que el avión transparente (no invisible), tan característico del personaje, aparece como un deux ex machina, sin ninguna explicación de su origen, evidentemente poco místico o mágico.

También noté algunas pifias en los casi perfectos diálogos, generalmente en el uso de palabras modernas cuando hablan los dioses de la Antigüedad: como los diálogos están tan cuidados, estas palabras saltan demasiado a la vista, y empañan un poco el resultado general.

De todas maneras, salvando estos detalles, la película realmente pelea por ser la mejor de la camada, algo que muchos fans repiten en diferentes foros.


El enfoque
Wonder Woman nació como un personaje feminista en una época nada feminista, y es bueno que esa parte de su origen se mantenga. Más bueno es que, generalmente, las adaptaciones que se han realizado no sólo lo han mantenido, sino que también lo han hecho de buena manera. Lamentablemente creo que esta cuestión ha conspirado contra ella, ya que puede hacer que el personaje sea difícil de vender si no hay buen material de por medio.

La historia, tal vez por su brevedad, puede parecer algo lineal y demasiado simple en este enfoque, de cómo Diana pasa de ser una amazona que detesta a los hombres (mejor dicho, a una visión pesimista que su madre ha creado de los hombres) a ser una mujer luchadora, independiente y fuerte no sólo en lo físico, en un mundo lamentablemente desparejo. Aunque esta parte de la trama se desliza de manera fluida, al ser predecible, no espanta que sea tratada de manera directa. Sin embargo, hay varias perlas a cargo de personajes secundarios que le dan profundidad en momentos importantes, y son destacables.

Una cuestión, difícil de abordar, que tiene el Universo DC es su gran mezcla de géneros. Desde dioses griegos hasta dioses cósmicos, desde razas alienígenas hasta muertos vivos, magia y kriptonita, etc. Sin la necesidad de mezclarlos a todos en una película, es una decisión muy afortunada el que cada personaje tenga un trasfondo ricamente labrado. En este caso, es Wonder Woman, y su mitología ligada directamente a la griega. Otro ejemplo será, según los comentarios de la directora, la de Green Lantern, que básicamente es una buddy movie de policías en el espacio exterior, donde la acción se traslada rápidamente fuera de la Tierra.


Lo que sigue
Con tantos años esperando la película live action de Wonder Woman (todavía me acuerdo cuando, hace años, decían que la actriz sería Sandra Bullock), la opción resulta más que interesante. Sobre todo, teniendo en cuenta que, por lo general, en la versiones animadas los realizadores tienen más libertad y pueden hacer personajes más fieles al original, sin tener que dejar contento a un público demasiado grande.

Por otra parte, la película es una deuda pendiente con el personaje, que desde hace años no ha tenido ninguna adaptación a ninguna pantalla, ni grande ni chica. Como dice Bruce Timm en uno de los comentarios, es una pena que haya series independientes de Batman y Superman, pero que Wonder Woman haya tenido que aparecer solamente en la de la Liga de la Justicia. La serie es deuda, pero al menos ya tenemos una película que nos muestra mucho de lo que el personaje puede ofrecer.

2 comentarios:

Astrofabio dijo...

Excelente tu comentario...
Realmente Dc nos tiene a los fans de WW en espera desde hace años..
parece ser que tienen miedo de espantar al publico masculino con una mujer demasiado poderosa y por eso no se animan a realizar la pelicula..
Ahora digo yo, para que hicieron una sobre Gatubela? eso si que fue quemar a un personaje, a una actriz y tirar dinero..
en cambio no se atreven a realizar un film sobre uno de sus tres iconos !
Realmente DC toma decisiones ( quizas por estar atada a Warner) que dejan mucho que desear...

Capitán Hidalgo dijo...

Como siempre, uno tiene derecho a equivocarse; el tema es que DC se viene equivocando feo desde hace tiempo con el tema de las películas.

Algunos apuntan a que, a diferencia de Marvel, no controlan directamente las adaptaciones a la pantalla grande. Marvel tiene un estudio propio y hace lo que quiere; también ha tenido chascos como Elektra y Punisher, pero son errores propios, no ajenos. DC por otra parte ha creado malas películas con buenos personajes, como las anteriores de Batman y la última de Superman, que aunque recaudó plata, en materia de crítica pasó volando bajo.

Eventualmente una película de WW se va hacer. Recuerdo que yo viví como 10 años esperando que hicieran la de XMen... siempre había rumores y al final el resultado no fue tan malo. Ojalá que pronto encuentren a alguien, pero principalmente un buen guión.