Battlestar Galactica


Ayer a la mañana tenía mucho tiempo libre luego de que se pospusiera una reunión que tenía. Así que como ya conté, me puse a ordenar y hacer otras cosas varias.

También pensé. El otro día terminé de ver los últimos episodios de la 4º temporada de Battlestar Galactica, y por algo me puse a pensar en que era la mejor serie de ciencia ficción de todos los tiempos. Y pensé en todas las cosas que la diferencian de las demás, lo cual la harían netamente superior.

En primer lugar está el tema de la aventura. Todas las series de ciencia-ficción siguen pegadas, al menos un poco, al space-opera. En todas (como siempre, hay excepciones parciales) hay héroes jóvenes y buenmozos, romances castos, tiros y persecusiones en los que nadie muere, a lo sumo tienen un raspón. Lo excitante es el tirotearse con los malos (que son malos malos), el desenmascarar al traidor, el tomar decisiones del tipo "salva a tu hija o a tu esposa" que siempre se resuelve de otra manera gracias al infinito ingenio de los buenos, y todos están contentos y felices al final.

Bueno, conocemos el significado general de aventura: acción sin demasiadas consecuencias negativas (al menos no para los buenos).

No, Galactica no. ¿Qué tenemos aquí? A toda la raza humana enlatada en un grupo de naves chatarra, que se escapan del Armagedon provocado por los cylon, robots humanoides creados por ellos, que se rebelaron hace años.

Claro, si lo leemos así y reco
rdamos la vieja serie, parece que estoy hablando de space-opera. Pero si bien esta reescritura toma nombres y diseños y la situación de inicio general, todo lo demás es diferente.

Recapitulemos la historia. En los primeros episodios los cylon eliminan al 99% de la especie humana con un ataque coordinado a todas las colonias. Solamente quedan menos de 40.000 personas que han podido escapar milagrosamente de un planeta en lo primero que encontraron. A esta variopinta flota se le agrega la Galactica, una Battlestar que pasa a ser la única nave militar que puede defenderla de los cylon. Pero, pero, también pasa que los cylon ya no son solamente esas cosas tipo Terminator que se ven venir a la legua. No no. Hay infiltrados que parecen humanos...

A grandes rasgos, una de las premisas de la serie, que tiene profundas consecuencias a lo largo de todos los capítulos, es justamente esa. Quién es el enemigo. Porque los cylons de antes, metálicos, son siempre "malos", pero los que se parecen a los humanos se parecen demasiado: no son malos, sino que son falibles. Y los verdaderos humanos, sin ser cylon, pueden llegar a ser los peores enemigos de la Humanidad.

Enfocada desde el punto de vista de los mandos militares y civiles de la flota de la Galactica, la serie es AGOBIANTE. Lo digo de nuevo: AGOBIANTE. La vida es una mierda y nada está donde debe estar. La gente se apiña en las naves en condiciones infrahumanas, mientras no hay voluntarios para ser pilotos y las únicas naves de combate que sirven no son gran cosa (¿mencioné que la Galactica estaba a punto de ser convertida en museo porque era obsoleta?). No hay comida ni medicinas suficientes. Al comienzo no hay gobierno porque todos los políticos han muerto (jeje). La estructura militar también está cortada, y no hay municiones, combustible ni repuestos. Nadie sabe qué hacer, ni como.

¿Que sale de allí? Todo lo opuesto a la aventura: la loca carrera por sobrevivir e imponer algo de orden para salvar a la Humanidad, incluso pisando lo poco que queda de la misma. ¿Un poco negro, no?

Battlestar Galactica es un drama de ciencia ficción, no una de aventuras como las demás. Allí reside, en mi opinión, gran parte de su perfección. Pero hay más, porque de esta cuestión nacen otras muchas. Si no hay aventuras, no hay héroes. Si no hay héroes, no hay caminos perfectos. Si no hay caminos perfectos, todo puede irse al diablo enseguida... y esa es la esencia del drama.

Si las situaciones que enfrentan los personajes son muy diferentes a las de cualquier serie ci-fi típica (raciono las medicinas y salvo a mis pilotos que defienden la flota, pero dejo que mueran niños inocentes), ni qué decir de los supuestos héroes. No hay nadie que se las sepa todas, ni que sea invulnerable por guión, ni que sea santo. Ser bueno con el gatillo no sirve de nada, y siempre hay alguien más astuto o traicionero que tú. Entre alcohólicos, maniáticos, gente con delirios mesiánicos o serios problemas de actitud, violentos y todo eso, ninguno pasa ni de lejos por el concepto de héroe. Todos son personas que cargan un pasado complejo y doloroso, ya sea en forma de una enfermedad, la culpa por la muerte de alguien, o cosas mucho peores que se descubren más adelante.

De mejor o peor manera, cada uno de ellos tratará de tomar las decisiones que lo acerquen a la felicidad, sea pisando o no la felicidad del resto de los personajes. De mejor o peor manera, tendrán que aceptar sus errores y malas decisiones: encubrimientos, traiciones, mentiras, muertes y todo lo que uno se pueda imaginar. De mejor o peor manera, actuarán como lo haría cualquier ser humano que está apelotonado en una caja de metal en medio de la nada, con enemigos por todas partes, que ha perdido toda esperanza de que la cosa pueda mejorar.

Por eso me encanta Battlestar Galactica. Es cruda como la vida misma. Es ciencia ficción de la posible, dura no en el sentido tecnológico, sino en el sentido humano.

Dejemos por un tiempo la cuestión de los personajes falibles. Hace tiempo que reflexiono sobre la excelente análisis entre el poder militar y el poder político civil que tiene la serie. Creo que cualquier científico social debería verla solo por dos cosas.

En primer lugar, muestra desde dentro qué tipo de decisiones toman los militares en momentos de crisis y tensión extrema, y cómo lo hacen desde su lógica, aunque humanamente sean concientes de sus consecuencias y se arrepientan de ellas más adelante. Es decir, humaniza de alguna manera la parte autoritaria de todo gobierno humano, la milicia, que siempre es más o menos necesaria pero en ciertos casos se hace imprescindible (y hay que confiar en ella, porque saben, aunque por otra parte...)

En segundo lugar, por que también humaniza al poder político, creando líderes que no son ni santos ni demonios, sino que, en esta situación tan extrema, tienen que luchar para mantener a la Humanidad y los derechos humanos mientras al mismo tiempo tienen que cagarse en ellos de alguna manera, porque todo no se puede.

La serie tiene enorme fuerza argumental justamente cuando pone a sus frágiles personajes, que ya cargan una serie de malas decisiones, en el camino entre elegir el mal menor (que no es muy menor) y el mal mayor. Y cuando eligen un mal todavía mayor, uno ya no sabe qué pensar.

Y si ya teníamos bastante con política y los militares, llegó la religión!!! Porque el fanatismo y las creencias sinceras de los personajes agregan todavía más sabor al caldo. Las discuciones, las repentinas conversiones o las crisis de fe y los debates filosóficos están a la orden del día, y son parte importante de las motivaciones de los personajes, a través de las cuales tomarán buenas o malas decisiones.




Por esto también pensaba ayer que la serie tiene innumerable cantidad de capas. Está la capa política/militar, la capa religión/fanatismo, la capa meramente humana, la capa de la acción... Todas ellas están entrelazadas, se separan y se vuelven a unir cada tanto.

Esta es otra gran diferencia, porque las series de ciencia ficción tradicionales suelen estructurarse en episodios aislados (a veces con segundas partes que solo forman capítulos largos). Existen recetas ya clásicas como los episodios/escenarios (el "estamos atrapados en una trampa mortal", el "hay que salvar a un grupo de inocentes a costa de nuestras vidas", el "una cultura alienígena que sale de la nada quiere comernos y hay que ser más astutos que ellos", etc. etc. etc.) La acción, que generalmente empieza y termina en estos episodios cuando todos regresan a casa sanos y salvos, tiene también arcos argumentales más amplios. Pero en definitiva, se resume en "hoy pasará esto y mañana lo otro, que no tienen mucho que ver entre sí".

En BSG esto no existe. Sea que los episodios se continúan día con día, o que saltan algunos meses, TODO lo que ha sucedido tiene consecuencias a largo plazo. No es raro que en los adelantos del capítulo actual inserten escenas del episodio anterior con otras de diez episodios atrás, solo para no desorientarte demasiado. Las capas de cada personaje son importantísimas, porque sus secretos o temores terminan relacionándose de maneras totalmente impensadas. Lo que empezó hace veinte capítulos regresa para tratar de matarte nuevamente. Y no va a darte un aviso.

Termino de escribir esto y me da la impresión de que se parece a Lost (pero no veo Lost, nunca vi nada). Pero no. Acá el guión ya está armado, lleva a alguna parte, y no se perpetúa solo por rizar el rizo una y otra vez. Se nota que las cosas tienen su peso y los guionistas no hacen malabares excesivos: siempre tienen el ojo sobre la bola.

Después de alabar tanto la trama y los guiones, tengo que decir algo sobre lo técnico. El cast es muy bueno, y con el tiempo los personajes le dan mucho espacio a los actores para lucirse, con todo tipo de momentos tiernos, duros, de locura, de acción, de drama, etc. Hay que ser un actor muy polifacético para estar ahí y no desentonar, ya que la serie explota todos los ángulos de los personajes: como militares o políticos, como padres, como esposos o esposas, como hijos, como traidores (arrepentidos o no), etc.

Ah, y llego a lo más técnico. Recuerdo que de chico veía la vieja serie y las naves y los centuriones cylon (con sus ojitos rojos que iban y venían) me encantaban. Puedo decir sin dudarlo que influyeron mucho por mi locura sobre la ci-fi y lo bélico. Los realizadores han dado en la tecla al dejar los Vipers (las naves de combate humanas) igualitas, y han hecho a los centurions todavía más mortales y aterradores, ahora que no son hombres metidos en trajes sino que están hechos totalmente en CGI.

Y hablando de la parte visual, no podría estar mejor lograda. La atmósfera de opresión, de calor, de personas trabajando siempre al extremo, de poca luz, de sudor y óxido, de precariedad, es incesante y le da un ritmo especial a la serie. Y cuando llega la parte de los tiros, estos son mortales y efectivos, sin piruetas y cosas raras. Los combates espaciales, con armamento nuclear y voleas de misiles y todo tipo de cositas lindas, animan cada tanto la trama. La calidad de la animación por computadora es muy buena, y las tomas espaciales son muy convincentes. Incluso cuando interactúan los actores con elementos digitales, se ve que usan trucos de cámaras muy astutos que no dejan marca.

Bueno, hablé de todo esto, la verdad es que hace tiempo que tendría que haberlo escrito porque la serie es obligatoria para todo aquél que guste de la buena televisión. Pero resulta que lo más raro es esto. Ayer, después de ponerme a pensar sobre qué diferenciaba a BSG de otras series de ciencia-ficción, paso casualmente por uno de mis sitios favoritos y me encuentro con este artículo.

Me atrevo a rescatar un solo pedacito, por si todavía están dudando en leerlo:

La gente se afeita, se emborracha, se equivoca (y mucho), se enamora y engaña. ¡Los protagonistas mueren! No hay cómo no sentirse parte de esa caravana desgarrada que atraviesa el espacio, porque todos de alguna manera hacemos un viaje similar a través de nuestra vida, buscando desesperadamente algo que quizá ni siquiera exista.

La verdad, que tiene toda la razón. Muy que me pese, tengo que decir que Babylon 5 (*) en mi opinión queda en un muy honroso segundo lugar en mi lista de mejores series de ciencia-ficción. Sobre todo después de ver los últimos episodios de la primera mitad de la 4º temporada (¿what the frak?)

Corran a verla. Es ya un clásico en movimiento, surcando los cielos de una nueva forma de entender la ciencia-ficción en la pantalla. Esperemos que haya pronto otras estrellas (nada fugaces) que la imiten.


(*) En su defensa, digo que queda en un honroso segundo lugar porque B5 mantiene esas estructuras y estereotipos de las series de ciencia-ficción clásica, pero solo en parte. Está en ella también la cuestión del otro, de la (in)tolerancia, de la religión y de la fe, de los dilemas morales de la política y de las decisiones militares complicadas. También tiene personajes muy elaborados y entrañables. Solamente peca, como digo, en que sigue manteniendo esa cosa de aventuras, de space opera, que gracias a Galactica deberíamos dejar como recuerdo.

Claro que las comparaciones, en ese sentido, son algo odiosas, porque B5 fue de la década del 90. Y ha contribuido mucho, creo yo, a pensar en una forma de hacer ci-fi que sea más que robotitos y alienígenas raros.

6 comentarios:

Lord Davader dijo...

Enhorabuena por tu análisis.
BSG es sin duda una de las mejores series de CiFi que he visto nunca. Ey, y dentro de poco podré compararla con Babylon 5, que estoy viendo ahora mismo. :)

mich (soulburn) dijo...

Ok, largo como fue ese post (remember la regla de oro de inet! "5 minutos o menos") me vendiste completamente la serie. Ya mismo me pongo a bajar la primera temporada.

Sobre la diferencia que marcas tiene con Lost: en lost las cosas en Lost dicen sus autores tienen todas sentido, solo que recien al final de la 4ta empezaron a revelarlo. Pero no me hagas caso, soy un cabeza en lo que a Lost refiere.

Capitán Hidalgo dijo...

Justamente eso es lo que temo en Lost, que puede ser una tremenda desilución para muchos si el final que luego revela todo es una mierda. Acá va el link del blog en donde leí una crítica bastante interesante de gente que al parecer sí ve la serie:

http://frankenrol.blogspot.com/2008/11/el-sndrome-de-lost.html

En Galactica eso no pasa, porque todo se va revelando, sobre todo los misterios de los personajes, mientras aparecen misterios nuevos, que luego sí se entrelazan, a veces, con los viejos. Pero hay grandes cosas nuevas que se descubren cada temporada.

dween dijo...

BUENISIMO tu analisis!!! Estoy totalmente de acuerdo contigo. Has dado en el clavo de xq esta serie es una de las mejores que existe en la actualidad. BSG conseguido que hasta me guste la Cifi!! Asi q estaba pensando darle una oportunidad a Babylon 5 pero he leido que la 1º temporada es de lo peorcito y que solo empieza a mejorar en la 2º... Eso tira bastante para atras.. pero si la pones en un 2º puesto detras de la increible BSG pues es q tiene q ser buena..
X cierto, te recomiendo q veas Perdidos, yo la pondria en mi ranking personal en un muy honroso 2º puesto ;)

So say we all

necro dijo...

Gracias!, vi la serie entera por este post y es impresionante, arranque con el 1er capitulo a ver que onda y termine viendo las 4 temporadas en semana y media.

Anónimo dijo...

Serie increible. No hay más que recordar el desfile Cylon por el planeta dónde se refugiaron los humanos en la 3a Temporada, ejemplo clavado de las imagenes de la IIGM con la ocupación nazi. En la última temporada el momento de la revolución, la conspiración, el fusilamiento de todo el congreso... increiblemente bien pensado y ejecutado. Cuando lo vi, aún sabiendo, con tristeza, que la serie llegaba a su fin aplaudi. ¡Que calidad! ¡Que amigos dejé atrás!