10 Leyendas - 1º parte


Sábado 18 de octubre. Lindo día, mucho sol y un río lleno de barcos. Ir al CEC de nuevo es, como siempre, gratificante.

Ni bien entrar mostrando mi credencial, me puse a recorrer toda la convención. Como habitué de toda la vida, noté en seguida los cambios de escenografía. El rol en un rincón, con una especie de arrecife coralino formado por las gruesas estructuras donde van las muestras de dibujos. La otra mitad estaba comprendida por el hall central y el hall secundario, en donde había lugar para sentarse a charlar. La mayor sorpresa era que el escenario era una pasarela para el concurso de disfraces y por lo tanto la pantalla de proyecciones estaba girada. Un cambio interesante, que comentaré en otra parte, en otro momento.

Pero después de ese reconocimiento rápido, me tenía que acomodar para el rol. Cosa que hice rápido, saludando a los primeros Djs que llegaban. Mi mesa no tenía gente anotada, así que con el paso de los minutos comprendí que sería una de esas Leyendas en donde solo dirijo un día. Mientras esperaba, charlé con otros amigos roleros del club, que dirigían o estaban allí cerca de la mesa de wargames.

Acá me di el gran gusto. Hace unos días me enteré que Carlos Barocelli está a cargo de la continuación oficial de El Eternauta. La adaptación de una novela de Oesterheld. Continuación posta posta. Y él fue elegido personalmente por Solano López, Maestro del comic argentino y coautor del memorable personaje.

Ah, me olvido de mencionar, conozco a Carlos por un par de amigos, y es una persona de lo mejor. Nunca olvidaré que nos prestó (al club de rol Sierpes del Sur) una ilustración para el poster de la multitudinaria jornada de 2005 (además de dos pinturas de su autoría para los premios). Lamentablemente la impresión de dicho poster es atroz, pero todavía conservo esos ejemplares como recuerdo personal y ahora como reconocimiento a un tipo que además de en su arte, es grande en las cosas pequeñas de la vida.

Así que pensaba ir a saludarlo, pero él me encontró paveando junto a la mesa de wargames y lo felicité. Charlamos un rato. Un lindo momento que continúo más adelante.

Al poco tiempo se canceló la mesa de SW, por suerte la única de la jornada sin jugadores. Las otras 7 se llenaron bastante rápido.

Alejandro, uno de los organizadores, me recomendó comprar la revista del 10º aniversario de Leyendas en el Stand de la AHI, y cumplí. Aunque no sea más que para tener una foto mía en una revista. Joyita de colección, que le dicen; todavía la tengo que hojear en serio. Viene con llavero de regalo!!! Con eso ya se pagó sola.

La gente comenzó a caer en masa entre las 4 y las 4,30 de la tarde, más o menos. A esa altura ya empecé a cansarme, gratamente, de tener que saludar a tantos conocidos y amigos de Rosario Anime. Gente que misteriosamente se habían quedado sin stand, a pesar de ser el único grupo de fans de anime de la ciudad.

Parecía un hombre orquesta, saludando a diestra y siniestra, y también yendo de acá para allá. Después de abortar la mesa de SW, me dediqué a charlar con José, un compañero de Pencilvania. Hasta que se hizo la hora del taller de guión y dibujo de Horacio Lalia y Lara Maruca, hacia donde partí solo (José iba a la charla de Tolkien).

Pero faltaba algo más. Cuando me di cuenta de que el taller era de guión Y dibujo, y me estaba empezando a caer la gota de la cabeza (cual personaje de anime), aparece mi salvador Fernando. Tal como Carlos me lo había predicho (habían hablado el viernes), ahí estaba para terminar de formar el equipo.

De manera que de nuevo se formó el equipo que de seguro pronto revolucionará el comic intergaláctico. Charlamos y nos reímos como pibes de secundaria. La verdad es que lo extrañaba tanto en lo personal como en lo profesional. Y ahora que aprendí a guionar, tendrá más oportunidades de lucirse.

Al terminar el curso, que tal vez detalle mejor más adelante, me retiré con un Grimorio Maldito autografiado por Lalia y algunos consejos. Fuimos con José a la charla sobre guiones y presentación de proyectos, a cargo de Carlos Trillo.

Lamentablemente Fernando se tenía que ir y yo me quedé en esa charla, que resultó muy interesante. Tipo capaz y ameno, fue casi una charla de café con un conocido. A poco de terminar apareció Eduardo Risso a saludarlo, porque se iba. Pensé que era lindo, tener a dos grosos así tan cerca. Incluso para mí que soy analfabestia en el cómic y no sé qué dibujaron ni leí nada de ellos. Después en el colectivo leía la minibiografía de Risso y veo que tiene cuatro premios Eisner!!!!! Estuve a metro y medio de un tipo que tiene 4 PUTOS PREMIOS EISNER!!!!

Me llevo eso como final. Cuando bajé saludé a algunos amigos más, miré la mitad del concurso de disfraces, pero ya el hombre orquesta estaba cansado de tanta adrenalina. Menos mal que el colectivo llegó rápido a la parada.

Hoy sigue la experiencia. Totalmente diferente y adrenalínica, como todas las Leyendas.


La segunda parte, acá.

3 comentarios:

Dogui dijo...

Trillo... el hombre que sería como Borges si no fuera porque existió Oesterheld... Risso, el dibujante argentino mas grandioso de todos los tiempos... Fulú, Caín, Chicanos, ¡PARQUE CHÁS!, Video Inferno y Borderline, 100 Balas...

Las convenciones de acá tienen algún invitado del norte, con suerte (y si es un papanatas mejor), y si es un día especial se aparece el payaso sobrevaluado de Ciruelo. Allá, tan cerca, Risso, Lalia y Trillo.

PD: El verano pasado casi me tatuo el batman de Risso en la espalda. No, en serio.

Capitán Hidalgo dijo...

Comentario muy coincidente con esto:

En la revista del 10º aniversario de Leyendas, editada por la AHI local, aparecen saludos de todos los dibujantes y guionistas que participaron en estos 10 años (y homenajes a los tres que ya no están).

Carlos Trillo por ejemplo dice que no le gustan los eventos de comics porque son muy comerciales (supongo que se refiere a los de Baires), que son quioscos enormes donde la gente para entrada para comprar comics, ponen a bandas de rock al lado de las charlas, etc. etc. Pero aclara que acá es todo diferente.

Oscar Capristo dice que una vez se quería ir a la mierda del país y pasó por Leyendas y se calmó, y dice que ahora le encanta volver (creo que lo vi hoy).

En resumen, son tres páginas de MOSTROS del comic argentino diciendo que les encanta Leyendas porque pueden hablar con el público, porque dialogan entre ellos, porque los tratan bien, porque pueden exponer mucho, porque hay muchos fanzines y cosas así. Aunque cada uno destaca algo diferente, uno se hace la idea de porqué es así.

Ojo al piojo, también. Risso es rosarino, Frusín creo que también (al menos daba cursos en una comiquería de acá, creo). Trillo es un buen tipo, de esos de antes que si lo tratás con respeto, te da hasta las llaves del auto. Lalia también, un señor.

Dogui dijo...

Sí, acá la cosa está medio rara. Mucho animé, y poca historieta. Sin embargo el año pasado hubo como 3 convenciones... y este año no sé si fui a alguna.

Era bastante triste en una que era un lugar inmenso, un gran galpón, en invierno. Era genial. Estaba medio fresco adentro y no te sofocabas. Lleno de stands de venta de comics, que me parece excelente que haya, sobre todo porque podés revisar bateas y encontrar joyas. Otra cosa es el stand de los imbéciles de La Revistería que tienen las cosas a precio Euro. Les falla un poco a esos pibes.

Sin embargo, revisando unos stands de fanzines, me entero que Solano López estaba dando una charla a unos metros. La gente se apiñaba sobre los stands que venden orejas de gato y estupideces para cosplay, y el viejo Solano estaba dando una charla para 15 personas con al menos 60 sillas desocupadas. Y yo no la agarré de entrada porque la organización ni se molestó en avisar que estaba empezando.

Sobre Lalia y Capristo, unos genios. Tuve a ambos como profesores. Lalia un señor inglés, que encima pela el látigo y te hace laburar. Capristo por otro lado es un tipo muy de la calle. Tiene esa sabiduría a lo Dolina que engancha, pero sin embargo es un tipo muy vago a la hora de dar clase o de exigir resultados. Creo que debe ser un amigo inigualable, pero como maestro no estoy tan seguro.

En el caso de Lalia suele acercarse a las convenciones de acá. Pero te repito, es medio raro. El año pasado hubo una en un antiguo hotel del centro donde había muchos stands, originales y charlas. Cuando Gustavo Sala comenzó su charla dijo "Levante la mano quién acá NO dibuja para Marvel"... miré alrededor y era cierto. Excepto mi amigo y yo, todos los (pocos) asistentes eran dibujantes, guionistas y gente del palo. ¡Y el auditorio estaba de paso antes de llegar a la zona comercial! Muy triste.

Desde ya que hace unos años que me están diciendo desde todos lados que la convención para ir, conocer gente, escuchar buenas charlas y pasarla bien es Leyendas. Espero que a partir del año que viene pueda reservarme ese fin de semana sin excepción.