Ashcans en una botella


Hace poco dije que hay que sacar los juegos al sol. Y veo que muchos están de acuerdo con eso. Claro que cada uno lo hace de maneras diferentes. Porque cada uno tiene diferentes ideas, prioridades, tiempos, experiencia y recursos.

Desde hace tiempo vengo pensando en esta movida que se está formando, y creo que cada uno tiene parte en eso. Sobre todo porque veo que hay gente con ideas y trasfondos muy diferentes, pero que confluyen en algo similar.

En este sentido, SAS se ha convertido en el lugar perfecto para mostrar los primeros pasos de un juego. Para que la gente critique o proponga mejoras, felicite y mueva el avispero. Pero hay un punto en el que, a veces, no podemos ayudarnos mutuamente. ¡Una cosa es leer y otra cosa es jugar!

Muchos de los compañeros del foro gastan ya tiempo leyendo trabajos terminados, o en proceso, de los demás. No se les puede pedir más; su escaso tiempo de roleo se gasta en juegos comerciales, en juegos indie o en probar los de otras personas.

Y sucede justamente que el testeo de un juego es, posiblemente, uno de los pasos más largos y costosos en tiempo y esfuerzo. No basta con que el creador le dirija una partida a su grupo de siempre. Se aprende mucho de eso, claro; yo lo he hecho y funciona. Pero es necesario ir más allá y ver qué opinan los otros, qué sienten y cómo disfrutan al jugar tu juego. Es necesario que lo juegue gente que tal vez ni te conoce. Solamente así habrá posibilidades de que tu juego sea mejor, al sopesar las opiniones de roleros y roleras de todo tipo.

En este sentido, creo que ni SAS ni un foro pueden ayudar mucho. En primer lugar, no es raro que tu juego quede sepultado, al poco tiempo, por un montón de threads más actuales (además de los juegos de los demás foristas). En segundo lugar, aunque el foro sea grande, no todos lo frecuentan ni miran todas las secciones. Así que no es raro que, aunque tu juego sea bueno, lo vea solamente un pequeño porcentaje de los potenciales interesados.

¿Cómo cambiar eso? Pues sacando los juegos al sol.

Es por eso que he decidido comenzar a sacar a la luz ashcans de mis juegos en etapa avanzada de desarrollo. ¿Qué es un ashcan? Básicamente, es una beta de juego, si hacemos el paralelismo con los programas de computadoras. Una muestra de lo que pretende ser. Un prototipo que recién empieza a volar, pidiendo pilotos de pruebas para ver sus problemas, defectos y virtudes.

Un ashcan contiene la mayoría de las reglas finales, que serán puestas a prueba por los que decidan jugarlo. Tiene también una maquetación y un orden similar al que tendría el juego terminado. Es como el 80% del juego final: el 20% extra lo deben llenar los jugadores que lo prueben, con sugerencias, correcciones, erratas, críticas, etc.

Con un ashcan se puede jugar, y esa es justamente la idea. Que ustedes lo descarguen, lo lean, lo miren y tengan ya su primera opinión. Pero que, principalmente, lo jueguen. Que lo destripen, que vean el juego en acción, y que saquen sus conclusiones. Y que después me las cuenten. Y yo como creador pueda ver si estaba errado, si debo corregir algo o si la idea se entendió (y hasta donde).

Así que, a partir de ahora, los juegos que estoy trabajando irán saliendo de a uno de la línea para sumarse a la iniciativa. Para mí, están listos, en el sentido de que poco más puedo hacer con ellos. Para ustedes, espero que sean nuevos mundos de entretenimiento, y que esas horas pasadas jugándolos me marquen una forma de hacer que sean todavía más entretenidos, originales y profundos.

3 comentarios:

René López Villamar dijo...

Necesitamos una palabra para ashcan en español.

Ya espero que vaya bien el proyecto de los ashcans. Ojalá nos volvamos a encontrar pronto en el Skype para platicarlo a más detalle.

Quim dijo...

Ashcan = sonda?

Capitán Hidalgo dijo...

Pues sí, habría que sacarle jugo al diccionario+la inventiva. Aunque me sorprendió la etimología de la palabra al buscarla en wikipedia. Por ahora no se me ocurre nada :/

Ya nos encontraremos de vuelta, por lo pronto trataré de conectar el programa más seguido, que como no lo tengo en automático, a veces me olvido.