No dejo contento a nadie


El otro día estaba pensando en qué cosas de este blog le gustan a la gente.

Según mis estadísticas, muchos llegan a leer mis reseñas de películas directamente del buscador, porque generalmente las hago apenas salgo del cine, y evidentemente algo hace que suban en el ranking de Google.

Sin embargo casi nadie deja comentarios en esas reseñas.

Según otras estadísticas, cuando hablo de rol nadie me encuentra por el buscador, pero la gente conocida y amigos está presente, sé que leen esas entradas y generalmente me dejan uno o dos comentarios. A veces, un poquito más.

Finalmente, cuando hablo de comics generalmente sólo hablan Dogui, Drake, o Lobo Gris. Bueno, ya sé por qué. Esas entradas ni aparecen en las estadísticas, excepto las que hablan de Leyendas.

Así que no sé qué pensar. A veces pienso que este blog, al no ser temático, tiene las "fallas" de todos los temas. Pero me gusta hacer reseñas de películas frikis. Y no siempre puedo hablar de rol porque juego y diseño poco. Y me gusta comentar comics y lo que voy descubriendo y aprendiendo. Y también a veces quiero hablar de cómo escribo y cómo me siento.

No sé. Siempre me sentí afuera de todo, porque siempre hice un poco de todo y nunca me especialicé en nada.

Mientras me deje contento a mí, supongo que está bien. Pero a veces confunde.

4 comentarios:

Lobo Gris dijo...

Pues todo depende cuáles sean tus objetivos. Si lo que publicas es para ti mismo, lo que menos importa es quién o por qué lea tus entradas. Si te interesa recibir comentarios, entonces sólo hay que enfocarse un poco en los temas que interesen a los regulares. Si te interesa hablar de un tema en particular, nada te obliga a escribir acerca de otras cosas.

Que siempre puedes complicarte aún más la vida y "dividir" el blog en dos (o más), dedicando uno a cosas "públicas" como reseñas y eso, otro a tus proyectos personales (sean comics, rol o demás), o hasta uno más para aquellas cosas que sencillamente te vienen a la cabeza y se te pega la gana escribir en ese momento.

De cualquier modo yo te seguiré leyendo, y comentando cuando lo considere importante o me inspire.

Narrador dijo...

No suelo dejar comentarios por el mismo motivo que sólo tengo cinco blogs que visito regularmente: la falta de tiempo. Sin embargo, hoy me he decidido porque noto que, en cierta manera, lo que te pasa a ti me pasa también con mi blog. Sigo leyendo cada entrada que publicas, incluso cuando trata de comics (que no me interesa ni lo más mínimo) o de cualquier otra cosa. Sobre todo, lo que me gusta de Las Costas de Avalón son los momentos literarios, cuando hablas de tus experiencias como escritor.

JMO dijo...

Doy quorum también en esto. Te leo al menos una vez a la semana, y si bien no soy un gran comentador, disfruto muchas de tus entradas (no todas: no soy hipócrita =P), que a veces me dan a conocer obras, del tipo que sea, que podrían enriquecerme, o sencillamente relatan tus experiencias. Estas últimas me parecen las más lustrosas y minerales, y así en bruto son las que más valoro.

Capitán Hidalgo dijo...

Ante todo, escribo porque lo necesito. Y si escribo es para que lo lea alguien más; aunque en gran parte el ansia de expresarse se va en el mismo hecho de escribir, uno valora que otros "pierdan el tiempo" en leer lo propio.

No tengo entonces un objetivo firme ni unitario con este blog, no es una crisis lo que expongo, sino más bien el descubrimiento de que hay diferentes tipos de públicos que me leen, y eso es bueno pero también tiene sus curiosidades. La verdad es que he tenido varios sitios en la red desde hace años y hace rato abandoné los intentos de "dejar contenta a la gente" porque el concepto de gente es demasiado grande, y todavía más en Internet.

Así que ahora, gracias por leer y comentar.

Sobre las cuestiones literarias, tanto Narrador como JMO caen en buen momento porque estoy experimentando turbulencias varias que, la verdad, comento porque me gusta hacerlo, porque no tengo amigos cercanos con quien conversarlo o los veo muy de vez en cuando. Saber que el blog tiene una determinada cantidad de seguidores también me permite saber quien es más probable que me lea y pueda charlar de esos temas más adelante o aquí mismo.

A veces uno simplemente tiene ganas de des-ahogarse, aunque el otro no pueda darle más que una palmadita en la espalda.