Leyendo "La sombra del ayer" (I)


No sé si por inspiración indirecta de este juego, o por simple idea mía, hace tiempo concebí una ambientación que coincide en parte con él, y de allí surgió la idea de hacer un hack. Esto sumó un motivo más a mis ganas de jugarlo.

La sombra del ayer fue el primer juego traducido y producido por SAS, y una de las pocas iniciativas en las que no participé para nada (el otro fue Donjon). De manera que era una doble cuenta pendiente.

Por mucho tiempo, principalmente leyendo lo que aparecía en este foro, fue creciendo la necesidad de al menos leerlo. Afortunadamente hace poco un amigo (gracias Gonzalo) tuvo la amabilidad de imprimirlo en su casa. Así, este pobre escritor de castigados ojos no tuvo que quemarse las retinas frente al monitor.

Empecé hace unos días y tengo que decir que me gusta. Me gusta mucho. De más está decir que, como lo imaginaba, es el tipo de juego de rol que siempre quise jugar y dirigir. Uno en donde las decisiones y los personajes son lo más importante, y no el daño de una espada o la capacidad de trepar paredes en silencio. O de tirar hechizos exóticos.

Particularmente curioso, ya de entrada, me resultó el asunto de que ciertas actividades (como tener sexo o beber mucho) tuvieran efecto en el personaje, renovando Reservas. Me hizo acordar a varias partes de la saga de La Tierra moribunda, de Jack Vance. Las partes más alucinógenas, pero también las más divertidas.

Mucho más adelante (estoy en el capítulo 4), me encontré con el Pegar Duro. Como lo habían anunciado en el foro, al principio asusta un poco. El juego en general es muy sencillo, y así como está explicado, de pronto pareciera como que deja de serlo. De todas maneras, doblemente advertido (por los traductores mismos y por el juego en sí), me quedo más tranquilo, sabiendo que con un poco de práctica, seguro que el asunto se va a resolver.

Estoy gozando ahora con los Secretos y las Claves. Y anotando cosas para mi hack. El principal punto de enlace, digamos, entre ambas ambientaciones es básico: el mundo se recupera de una catástrofe global. En este caso no es el "fuego del cielo", sino el mismo exilio de los dioses, quienes partieron del plano material para evitar destruir el mundo en su guerra "civil". El mundo que estoy construyendo solamente tiene seres humanos, de muchas culturas y regiones, enfrentados a rehacer sus vidas en un mundo que lentamente pierde la esperanza de su retorno.

Más adelante cuento más. Por ahora quiero seguir leyendo y disfrutando.

2 comentarios:

Drake dijo...

Si te interesa (ahora o en otro momento) tengo en papel Burning Wheel Revised y Houses of the Blooded. Son otra cosa pero creo que pueden llegar a gustarte e, incluso, aportate alguna que otra idea loca.

Cualquier cosa pegame el grito.

Capitán Hidalgo dijo...

Gracias. Pero ahora estoy, como se dice, empantanado con varios temas que tomarán un tiempo, y después quiero dedicarme exclusivamente a esto, aprovechando las vacaciones. pero lo tendré en cuenta.