¿Qué viene ahora?


Always in motion is the future, solía decir el Gran Maestro Yoda, y una vez más tenía razón.

Lo planeado, para bien o para mal, siempre debe ajustarse a lo pasado. Y a lo por venir.

Aunque nada de lo planeado hasta ahora (algo se ha mencionado aquí) está siendo modificado o cambiado, se me ocurre que va a ser un poco más difícil lograr todo: trabajo, estudio, escritura, lo personal...

Soy de los que se preocupan cuando están ya en el medio del problema, no soy de anticipar problemas para llorar sobre la leche que todavía no se derramó. Pero hay dando vuelta una poco saludable sensación, no de desastre, pero sí de tormenta.

Espero ansioso mis vacaciones para poder sacar mi primera materia de febrero, luego unos días más de trabajo, mezclados con varios feriados, sacar la segunda y quedar libre para empezar el último semestre. Marzo es un parteaguas en muchos sentidos.

Hacía tiempo que no me quedaba sin palabras. Pero decir más ya sería entrar en lo dicho antes: escribir sobre algo que no ha sucedido y tal vez no suceda. Así que no tiene sentido.

2 comentarios:

Lobo Gris dijo...

En mi experiencia es cuestión de poner prioridades, y de concentrarse más en la meta que en los caminos por los que se llega a ella. Lo que importa son los resultados, no cómo llegas a ellos. :D

Gastón Nicolás Flores dijo...

Pues tienes mucha razón, no lo había pensado de esta manera. Las prioridades están puestas desde hace tiempo, pero lo que cambian son justamente los métodos. A ver qué sale, todo sigue en movimiento.