Estuve jugando rol (I)


Sí, y no dije nada.

Desde hace unas semanas estuve jugando D&D 3.5, de la mano de Plober, compañero de club pero casi nunca de mesa.

¿Qué decir? No mucho, más allá de que la paso bien, que es todo lo que iba a buscar. La verdad es que esto más que un actual play es un raconto de cosas; no tengo interés en contar todas las partidas (hasta ahora van dos) ni en dialogar sobre el sistema. Pero como esto es casi un diario, lo tengo que dejar anotado en alguna parte, porque pasa a formar parte de una nueva etapa rolera para mí.

Ahora mismo quería hablar de mi personaje. Charmaine Willowleaf, una joven halfling hechicera nivel 2 (ahora mismo), quien junto con sus amigos de la infancia (un druida, un bárbaro y otra hechicera), se ven obligados a recorrer un mundo que no conocen buscando la solución al misterio de quién, cómo y por qué su isla ha sido convertida en piedra (con todas sus familias) y, obviamente, una solución al problema.

Como he contado ya varias veces, nunca pude jugar con personajes femeninos porque mis grupos anteriores de juego no lo permitían (a menos que uno estuviera dispuesto a soportar chiste tras chiste, lo cual resultaba ser bastante traumático para alguien que quiere jugar en serio). Acá no sólo me di el gusto, sino también el de jugar con un personaje totalmente mágico, además de iniciarme en un juego en el que nunca me había adentrado. En resumen, toda una maravilla.

Me detengo en la última partida, larga, divertida e interesante. Si bien creo que todavía tenemos que profundizar el roleo (entendiendo roleo por la conversación in character, la introducción de elementos no tácticos y todo eso), vamos avanzando en el tema. Charmaine es tremendamente curiosa, lo cual la llevó a avanzar primera por un dungeon, portando una antorcha y estando acompañada solamente por la mitad del grupo (el bárbaro y un elfo rogue, que es de una nueva jugadora que se unió más tarde). Quedé en -3 HP, y sí, sabía que no debía hacer eso, pero no podía evitarlo.

A partir de ahí vino el combate más divertido que recuerdo en mucho tiempo; emocionante debería decir. Si bien nunca jugué D&D, sé de qué se trata, y había estudiado y creado mi personaje teniendo eso en mente. Así que el maldito zombi que casi mató a mi personaje de un jabalinazo sufrió tres ataques de grasa, los cuales lo hicieron caerse y perder un arma, perdiendo precioso tiempo en el cual mis compañeros le tiraban todo lo que había disponible. ¿Hay que decir algo más? Ah, sí. Me llevé los 250 GP que había en esa habitación...

Pifié al elegir algunos spells, pero bueno, son cosas que pasan. Si llego a nivel 4 olvidaré alguno... Mientras tanto, tengo que profundizar un poco más el personaje. Me gusta cómo quedó, en cuanto a temperamento, pero todavía no tuve tiempo para hacer otras cosas. Por ahora me conformo con hacerla aniñada, porque nuestros personajes son muy jóvenes, y porque me divierte que sea una niña grande, pero es evidente que tendrá que madurar. Hasta ahora sólo nos enfrentamos a ratas, zombis y alguna que otra cosa en dungeons, por supervivencia. ¿Qué vendrá después? Habrá que ver cómo reacciona, y hasta donde la lleva la curiosidad, que tal vez se vaya apagando un poco con el tiempo y las quemaduras.

Estos encuentros han sido patrocinados, hay que decirlo, por la Gripe A, que dejó a la mayoría del grupo sin escuela ni universidad. Espero que, ya que sigue el frío, sigan las partidas largas y todo lo demás.

3 comentarios:

Lobo Gris dijo...

Una de las cosas que siempre me han gustado de D&D 3.5 es que te permite pensar primero en el concepto de personaje que quieres jugar, y después armarlo mecánicamente sin ningún problema.

Y si, aunque a veces en términos de juego algo pueda no convenir, nada más satisfactorio que poder elegir lo que el mismo personaje haría. (Te lo dice alguien cuyo ranger/clérigo tiene el mayor record local de muertes, con 7 -casi 8-. Y todo por insistir en jugarlo como el "valiente/impulsivo" que quería desarrollar.)

cокı =) dijo...

Gastón! No tenía la más pálida idea que tenías blog... y lo raro es que tenés como veintemil y nosé donde joraca comentar... xD

pero me paso x acá, te agrego a mis links... ¿Cuál de todos pongo?

PD: Mee tenés que ayudar con una idea de una historia media loquita que tengo... abrazo!

Capitán Hidalgo dijo...

Lobo Gris: me agrada ver que no soy el único. Esa desconexión ya me la habían comentado, pero recién ahora la experimento en primera persona. No puedo decir que no me llamó la atención, porque no estaba acostumbrado a eso, pero no lo veo como algo malo. En otros juegos sí lo sería, pero aquí no, y creo que es fuente de libertad, sobre todo si tenemos, como en este caso, un DM que te previene de ciertas cuestiones reglamentarias (sin ser exagerado, sino más bien porque varios de los jugadores no saben tanto de D&D), pero te incentiva al roleo, a la interpretación y creación del trasfondo del personaje.

Coki: bienvenida!!! Y sí, si soy escritor tengo que escribir. Tengo tres blogs aunque este es el principal y más conocido por mis conocidos y amigos. Así que te diría que agregaras este, porque de acá se anuncian y ramifican otras cosas.

Cuando quieras te ayudo con la historia, espero que nos veamos pronto en la reunión.