Terminator Salvation (2009)


¡Qué buena película! Es todo lo que puedo repetir todavía, a poco de regresar del cine. La otra frase sería: "Catalina Dlugi, matate, deja de spoilear películas!!!!" (*)

Volviendo ahora a las cosas serias, vayan a verla. Para resumir, podemos decir que reúne todo lo que debería tener una película de acción hollywoodense, especialmente de ciencia ficción. Sí, todo lo que generalmente estas películas NO tienen, pero acá lo vemos condensado, amplificado y en movimiento constante durante casi 2 horas. Y no sobra ni falta nada. ¿Qué más se puede decir?

Bueno, un par de cosas. Principalmente, que todo eso no se podría lograr si no fuera por la confluencia de cuatro patas, ninguna de las cuales cojea: un buen guión, buenas actuaciones, buena dirección y excelentes efectos especiales (visuales y de sonido). Desglosemos cada una para ver por qué esta película salió tan pero tan bien.


El guión

Durante mucho tiempo creí que el guión era de Jonathan Nolan (hermano de ESE Nolan, que participó en el guión de las dos últimas de Batman). En realidad, por lo que pude ver, el guión tiene muchas manos, no solamente la suya, y de hecho está firmado por John Brancato y Michael Ferris. De todas maneras, esta escritura a manotazos no se nota: no hay problemas de continuidad, ni cambios de estilo, ni esos errores gruesos de guión que uno suele ver en películas de ci-fi malas. Incluso más, como leí en un diario, la película es muy buena ya de entrada, en el hecho de que alguien que no haya visto ninguna de las tres anteriores puede entenderla y gozarla fácilmente.

En este sentido, no hay recursos tontos para explicarle al espectador cosas que debería saber, ni flashbacks ni cosas raras que suelen romper el ritmo narrativo. La película es honesta consigo misma, y el hecho de que no haya un "4" detrás de la palabra "Terminator" es más que por una cuestión "legal". Aunque hace homenaje a las anteriores, toma un estilo totalmente diferente en muchos sentidos.

Después de todo esto, lo que queda por decir es que es una de las pocas películas de acción y ciencia ficción que realmente TIENE una argumento. Y no uno de compromiso, como para salir al paso y salvar a la princesa. Hay sorpresas (si no te las mata algún mal "crítico" de TV), no hay romance cursi ni niños milagrosos, hay mucha acción pero de la buena y varias cosas más que cierran perfecto. En dos horas, te mantiene constantemente atento, sin que sobren personajes o situaciones o falte algo para entender la trama. No hay chistes yanquis, ni escenas pseudosexuales, ni escenas de relleno que suelen ser burdos robos o lugares para encajar situaciones chistosas totalmente desubicadas. Es una película 100% "realista", cruda, aunque curiosamente no sangrienta (no en la manera en que lo es, principalmente, la primera de la saga). Y por si fuera poco, hasta hay algunas pizcas de "pseudofilosofía" que no quedan mal, aunque puedan ser un poco predecibles.




Las actuaciones

Cuando supe que Christian Bale iba a estar, me anoté. Es uno de los pocos "nuevos" actores que me dan confianza de que, si está en una cinta, va a ser buena. Después de ver las dos de Batman y El Maquinista, uno sabe que, al igual que Hugh Jackman, no es simplemente un tipo groso que se hizo famoso por hacer de superhéroe.

Lo bueno es que no es el único que se luce. En general todos hacen bien su papel, teniendo en cuenta que la mayoría de los actores tienen papeles de segundo nivel, y el protagonismo fuerte es de John Connor y Marcus Wright, interpretado excelentemente por Sam Worthington.

Aunque las películas de acción no siempre requieren buenos actores, cuando sí los hay, se nota un algo extra, que no sobra, sino que, acompañado por un buen guión, ayuda a elevar el nivel general de la cinta. Este es, sin duda, uno de esos casos.

Los dos actores principales se lesionaron filmando la película, metiéndose demasiado en su personaje y haciendo sus propios stunts. No digo que romperse filmando sea recomendable, pero habla a las claras del nivel de profesionalismo y compromiso, que después se traslada al producto en general.


Dirección (y otras cosas)

Si el guión le da mucho a la película, también es cierto que un mal director puede hundirlo. En este caso, se nota que el sujeto en cuestión (Joseph McGinty Nichol, también conocido como McG) es bueno. Sí, viene de hacer las dos películas de Los ángeles de Charlie, pero tal vez aprendió allí mucho del manejo de escenas de acción.

Por lo que pude averiguar, no se estancó en ello y, como buen fan de la saga Terminator, buscó meterse en la creación de la cuarta, lo cual logró a pesar de no ser super conocido (aunque tiene una amplia experiencia haciendo videoclips y cosas no cinematográficas). Afortunadamente, no quería hacer una película en base a efectos especiales y apostó, en parte en una historia firme (ver lo ya dicho sobre el guión), en parte en el uso de escenarios reales y no hacer todo por computadora sobre una pantalla azul.



Lo bueno del resultado se nota. Es de suponer que a él se le debe el perfectamente logrado ambiente postapocalíptico, mezcla de Matrix, Mad Max y Apocalipsis Now. En realidad, el resultado iguala y supera a muchas de las escenas de la citada en primer lugar, principalmente en el uso de equipo mucho más actual (ver más abajo) y la referencia a lo real que hace esto en la trama.

La historia está contada de manera directa, sin artilugios baratos. No sólo no hay saltos, sino que tampoco vi errores de cámara o cosas así (que he visto en películas supercostosas). Solamente en una escena me pareció que hubo un salto demasiado raro, pero me lo quedo como curiosidad, es un detalle menor que apenas merece esta mención.

Por lo demás, la película no tiene un solo momento flojo en casi 2 horas de metraje, ni tampoco deja ningún cabo suelto que no se comprenda. Eso no es tan fácil como parece.


Efectos especiales (no todo es lucecitas de colores)

Lejos están los días en los que las cosas se hacían con stop-motion, como en T1, o cuando la animación CGI era algo tan novedosos que el malo de T2 te dejaba boquiabierto.

Es bueno ver que la franquicia ha atravesado muchos años y este aspecto siempre ha estado muy bien cuidado. Salvation no es la excepción, y para gusto de muchos, podemos ver que tampoco se ha descuidado la parte de diseño tecnológico de este mundo dominado por las máquinas.

Muchos, muchos tipos de terminators aparecen en la película, grandes y pequeños. Matrix se queda chiquita, y, de hecho, me hizo acordar a esta saga, pero me gustaron mucho más los diseños de TS, en gran medida porque son creíbles, dentro del universo, y tienen ciertos conceptos que encajan totalmente en la ambientación. No digo detalles para no spoilear, pero basta con decir que hay terminator hasta en la sopa, adaptados para todo. Y TODOS dan miedo, son mortales y perfectamente creíbles a nivel visual.

Finalmente, el acople con la acción filmada y la hecha en computadora es perfecto, no existiendo huecos ni exageraciones en ninguna escena. Muchas de las cuales son realmente impresionantes, pero sin caer en repeticiones de otras películas. El uso de armamento propio de nuestros días (aviones despintados y helicópteros abollados, entre otros) no hace más que elevar el nivel de credibilidad, sólido ya de por sí gracias al asesoramiento de especialistas militares.

No me olvido del sonido. Estaba en la 4º fila de la sala, justo donde me gusta estar, y es ACOJONANTE. Algunos me harán tener miedo por varios días más. Para colmo, la banda de sonido es de Danny Elfman, así que agárrense el sombrero.


Para saber más...

Recomiendo, después de ver la película, la lectura de este artículo de Wikipedia. Ahí podemos aprender qué problemas legales hubo, la cuestión del guión, del director, problemas con la filmación, y muchas otras cosas más. La verdad es que es un artículo completo, pero no kilométrico.




Mi experiencia personal

Soy de ir a ver las películas en los horarios menos frecuentados, principalmente los miércoles temprano, a la tarde, ya que los tengo desocupados y los cines cobran menos en ese día. Terminator Salvation fue un regreso a esas sesiones totalmente solitarias, que no siempre se logran porque a veces hay una o dos personas igualmente locas que van al cine a ese horario. Pero las 13:05 de un día de semana definitivamente no es un horario popular... Así que me encontré gritando yo solo cuando algo especialmente espectacular sucedía en pantalla. No me arrepiento ni un poquito. ODIO a los comedores de pop-corn, los ODIO... (**)


(*) Para los no argentinos, es una "comentarista de espectáculos" (no sabe nada de cine, supongo) que siempre se las arregla para decir quién es el asesino, el traidor o lo que sea, en frases bastante directas, que no dejan ninguna duda. Ya me cagó el final de una película que de todas maneras no iba a ver, pero acá hizo un spoiler que le sacó un, digamos, 20% de "algo" a la experiencia de ir a verla. Incluso así, la película te vuela las chapas, pero dan ganas de matarla, sinceramente...

(**) Léase con voz de D'Elía, tristemente célebre dirigente piquetero argentino, cuya tarea principal, después de copar comisarías, es odiar a la gente blanca (sobre todo si tiene dinero).

6 comentarios:

Lobo Gris dijo...

Eso si que es una buena reseña.

Si acaso me quedaba alguna duda, ahora si que no me perderé la película. Definitivamente algo digno de verse.

Lobo Gris dijo...

Eso si que es una buena reseña.

Si acaso me quedaba alguna duda, ahora si que no me perderé la película. Definitivamente algo digno de verse.

Damian.D.D dijo...

Recordalo a Christian Bale de psicopata americano

Damian.D.D dijo...

Me gusto la critica a la peli

Capitán Hidalgo dijo...

Es verdad, otra película en la que actúa muy bien y es buena. Es la primera que vi de él, en la casa de un amigo hace mucho tiempo, y todavía recordamos escenas.

Dogui dijo...

Ja, la vì ayer jueves, a las 12:35 del mediodìa. Es el horario que me gusta ir (solo, por supuesto).

Pero a diferencia tuya, el pochoclo salado es parte de mis idas al cine. Siempre.