¿Terminó la historia?


Ayer vi de nuevo La historia sin fin.

Volví a ser un nene feliz.

Además de ver que podía hacer el jueguito de dedos de la primera escena y de enterarme que Bastian había leído El Señor de los Anillos, pude ver de lejos muchas cosas que deben estar en el libro. Saber que hay un libro detrás de una película te impulsa a mirarla buscando las cosas adaptadas, quitadas, intraducibles, etc. Por otra parte, me arrepentí nuevamente de no haberlo comprado el libro, que lo vi hace unos meses pero estaba sin dinero.

Recordé muchas imágenes hermosas de mi infancia, y no me avergüenzo de decir que me puse a cantar la canción (eso sí, estaba solo en casa). Yo soy así.

Si bien películas como esta, Laberinto y El Cristal Encantado aparecieron en el cine cuando yo tenía poquitos años, definieron mi infancia cuando, tiempo después, empezaron a verse en la TV. No, nunca tuve videocassetera. Éramos clase media pobre. También tengo el recuerdo de haber visto El Cristal Encantado en el Cine Madre Cabrini, que un cine de barrio que todavía hoy subsiste repitiendo películas viejas. Si no fuera porque hace rato que no repiten estas películas, las seguiría viendo.

Ellas definieron mi infancia hacia la fantasía, decía, mientras empezaba a asomarme a la ciencia ficción de la mano de los libros que traía mi hermano. Así que son piezas entrañables de mis recuerdos.

Desde hace tiempo me puse a pensar en que este tipo de películas ya no aparecen en las carteleras de cine, y por eso creo que muchos chicos, lean o no, están como dormidos. Algunos me dirán "Harry Potter". Puede ser. Pero no. HP es un supercomercio, y es una iniciativa aislada. Vende solamente porque el libro pegó y vendió muchísimo. Pero los que siguen a HP no siguen al género en sí mismo. Alguno por ahí se pasa a otras sagas como El Señor de los Anillos, pero de ellos muchos quedan en el camino en los primeros capítulos. Lo cual ya es una señal.

Hablo, entonces, de una cosa totalmente diferente: una corriente. Llama la atención que durante los 80s hayan surgido tantas películas de fantasía, algunas muy buenas, como Willow, Fire and Ice (que descubrí hace poco), Ladyhawke, Leyend (con Tom Cruise!!!), las de Conan, las ya mencionadas, etc.

Puf, casi me cansé de recordarlas. Pero sí, todas de los 80s. ¿Qué pasa ahora? No puedo opinar sobre la calidad de las actuales, porque no las fui a ver. Pero ciertamente los films de fantasía para jóvenes y/o adultos no son ya una parte importante del mercado (*). Y realmente no creo que sirvan para abrirle la cabeza a los chicos sobre qué bueno está leer o hacerse fan de cierto autor, o tratar de buscar películas del mismo género.

Tal vez por eso me gustó tanto Stardust. Me trajo a la mente estas películas que eran magia pura. Ese tipo de películas que ahora ya no se hacen. No es raro que venga de la mano de Neil Gaiman, que de esto sabe mucho. Pero, ¿cuántas otras historias merecen ser adaptadas o contadas de cero desde una película?

Por otra parte, ¿de qué me sorprendo? Hollywood está en piloto automático desde hace años, repitiendo ya no recetas, sino argumentos enteros. Cagándose en los clásicos del pasado, tanteando en la oscuridad para buscar cosas que truchar, haciendo malas copias de cualquier cosa que encuentra. ¿Qué puedo pedir?

Mejor, mejor que se olviden de los 80s. Que no hagan remakes de estas joyas. Que se olviden y nos dejen recordarlas con cariño. A ver si el día de mañana el género se pone otra vez de moda y empiezan a surgir películas (buenas, malas, regulares) que pueda llevar a mis chicos a ver al cine.


(*) Alguno también mencionará a Shrek o cosas así. Sí sí. Me encanta Shrek. Y es fantasía pura, pero es una película principalmente cómica. Yo me refiero a la fantasía de aventuras, a la fantasía oscura tipo Conan, y otros subgéneros. Ahora mismo pienso en Pratchett. Sí, tenemos el subgénero de la fantasía cómica, pero de nuevo, Shrek es una experiencia aislada, que atrae a su público pero luego este público no puede habituarse al género porque no hay películas similares.

4 comentarios:

Dogui dijo...

"Pero, ¿cuántas otras historias merecen ser adaptadas o contadas de cero desde una película?"

Ninguna. Dejemos los libros y los cómics para los lectores, y el cine para la audiencia. Y si sos un poco de ambas, mejor.

Los clásicos del cine son historias pensadas para cine. Ni adaptaciones, ni nada.

Ojalá usaran la guita que pagan por licencias para pagar a buenos guionistas, como hace Pixar.

Lobo Gris dijo...

Cuando leas el libro, te sorprenderá descubrir la enorme cantidad de diferencias importantes que hay. Y sin embargo es impresionantemente fiel a la esencia de la historia.

De hecho la primer película no cubre sino la mitad del libro (y le cambia el final, he de decir). Y (¡oh, sorpresa!) la segunda película es una (mucho más libre) adaptación de la segunda parte del libro. Que de esa si me quedo con el libro.

JMO dijo...

Me traen recuerdos muy buenos a mí también, Gastón, y eso que soy de finales de esa década rara ^_º

No puedo describir exactamente lo que me provocan esos filmes, pero de alguna manera la sola escenificación evoca cosas que hoy, con todo el brillante CGI que anda dando vueltas, no podría captar de nuevo ninguna de las películas que vea. Quizá sea más porque ya no soy un niño, y nada más. Pero que se le va a hacer: siempre hay algo por lo que sentir nostalgia o algo parecido.
Afortunadamente podemos también recordarlo con alegría y reconocerlo con gratitud.

Capitán Hidalgo dijo...

A Dogui: sí, puede ser un sacrilegio, pero creo que ciertos libros merecen buenas películas. No todos son fáciles o posibles de adaptar. Pero el otro día hablábamos con mi hermano de clasicos de la ciencia ficción, por ejemplo "El fin de la infancia", "el Fin de la Eternidad" o "Cita con Rama", que tomados por buena gente harían películas entretenidas y buenas. Que no serían lo mismo y seguiría siendo mejor leer el libro, sí, pero valdrían la pena el intento.

A JMO: lo dije en otra parte del blog y lo repito: el CGI abusado es lo peor que hay. "El Cristal Encantado" es GENIAL, y es todo títeres, no hay personas!!! y en "La Historia sin Fin", Falkor te motiva y el lobo te asusta en serio. Se notan las limitaciones de la época, claro que los muñecos ahora con animatronics y todo eso podrían ser más realistas. Pero eso no quita que realmente estén ahí, te hacen sentir parte.

Desde hace tiempo leo que están preparando una segunda parte del "El Cristal Encantado". Sería mezclando CGI y puppets. Espero que no la caguen, estaría genial.