Wolverine (2011) versión anime


Las adaptaciones rara vez conforman a todos. Y por rara vez, mejor sería decir nunca. Esta serie de animación japonesa resulta el claro ejemplo de cómo se puede tomar un personaje muy popular para destrozarlo, según los criterios de las mismas personas que lo hicieron populares (a.k.a. el público de comics).

Tomemos a Wolverine, un personaje de contextura más bien petisa, muy musculoso, con pocas pulgas y ningún pelo en la lengua, cabrón pero también un sobreviviente y un luchador nato. Pasémoslo a estética anime, haciéndolo carilindo, alto, delgado, con poco músculo. Dejémosle sus patillas pero con un peinado a lo Elvis, borremos su cigarro y hagamos que su mala actitud sea una rebeldía a lo James Dean. Hagamos que sea como muchos otros personajes de anime: impulsivo, pendenciero sin remedio, nada de cerebro y totalmente frontal.

Y tenemos la versión de anime de un personaje que luego no tiene nada que ver con el original.

¿Y qué es lo peor? Que la serie mejoró MUCHO con respecto a este trailer que vi mucho tiempo antes, el cual me revolvió el estómago:





Luego de ver los 12 episodios que conforman esa serie, si bien el resultado es mucho mejor de lo esperado, resulta ser una serie más, de relleno, que no es demasiado recomendable ni para fanáticos ni para los que pocos saben de comics.

Más allá de lo estético, que es una cuestión de gustos, tenemos una historia por momentos interesante, por momentos plana y predecible, generalmente repetitiva. Lo mejor son los primeros capítulos, que arrancan con una conspiración y terminan en la aparición del mayor superenemigo clásico de Wolverine: Omega Rojo. Sinceramente, de lo mejor que he visto en cuanto a peleas de superhéroes en animación, estirándose por varios episodios pero no de manera innecesaria, sino bastante coherente con la trama.

El verdadero punto flojo de toda la serie, que se basa en Logan tratando de rescatar a su amada Mariko de las garras del lider de una organización mafiosa internacional,  es la repetición de esquemas. La serie exagera tremendamente la acción, utilizando los típicos clishes de cientos de miles de objetos disparados al mismo tiempo, los espacios inconmensurables que nunca terminan, las escenas físicamente imposibles o ridículas, etc.

Esto puede gustar o no, pero lo cierto es que el personaje resulta algo maltratado. Incluso se le recortan los poderes, ya que de pronto sus garras de adamantium no cortan casi nada. Sus oponentes y las situaciones que enfrentan son todas del tipo físico, el personaje simplemente actúa, nunca reflexiona. Cierto, Logan tampoco se caracteriza por ser alguien meditativo, pero es una persona que  tiene experiencia luchando y lanzarse ciegamente contra el enemigo en TODAS las oportunidades, sin buscar alternativas tácticas, no es algo que vaya con él. Tal vez sea porque es un Wolverine algo inexperto, pero en realidad nunca se lo pone en contexto como para hacer esta afirmación.

Por otra parte tengo que reconocer que ciertas vueltas de tuerca de la historia no quedan mal y que el final no es nada malo, acorde con lo que puede verse en ciertas historias del personaje. De todas maneras, queda muy lejos de las otras dos series de Marvel hechas anime (Ironman y X-Men), las cuales estoy viendo y reseñaré próximamente.

1 comentario:

Billy Joel dijo...

Serie malisima de Wolverine, personaje muy mal hecho historia media y me dejo muy mal sabor de boca el villano el viejo pelado ese ninja un poco mas es superman!!! pasa reventando a Logan!!! Logan es experto en artes marciales y un gerrero nato con muchisima experiencia, aca lo dejan como un idiota novato y agresivo nomas.
Para mi en realidad el villano le hbria dado pelea si pero no lo lastimaria al nivel como lo muestran Logan lo parte en dos en poco tiempo, exagerada aburrida accion y sangre si pero eso no compénsa el resto.