Tercera sesión


Tanto, tanto tiempo... por las razones ya mencionadas, principalmente estudio, tuve que suspender mi participación en la mesa de Burning Wheel, algo que se compensó en parte porque al DJ le pasó lo mismo.

El último sábado pudimos retomar, pero quedaba en el tintero relatar la sesión anterior, que fue de gran significación para mi personaje.

Para resumir, y porque no recuerdo bien los detalles, fue una partida de mucho movimiento. Phalan acompañó al capitán de la guardia en una de las redadas contra los cultistas, logrando apresar a uno de ellos vivo. Como no se logró sacarle información "por las buenas", se lo llevaron al calabozo para interrogarlo. Mejor dicho, torturarlo.

Aquí la cuestión fue un poco peliaguda. Con buen tino el DJ decidió no rolear la sesión de tortura, sino simplemente interpretar las tiradas y lograr algunos acuerdos conmigo sobre lo que significaba la situación. No fue fácil para mí decidirlo, pero era algo que el personaje realmente pedía hacer. Era un costado oscuro que pedía a gritos salir.

Como en otros casos, lo que se le sacó fue pequeño y se suma a lo poco que vamos sumando. El prisionero no murió pero quedó al límite de sus capacidades.

Por si fuera poco, mi personaje, ya shockeado por estos temas, recibió una noticia demoledora. Había enviado a su principal colaborador, una persona querida y conocida por años, a enviar un recado y avisarle a cierta hora, para no faltar a una ceremonia religiosa importante. Pero este sirviente fue interceptado en un callejón y asesinado por los cultistas.

Rápidamente Phalan se dirigió al lugar y trató de mantener una apariencia de firmeza, lográndolo en parte. Los mirones, que tenían de ella una opinión algo negativa (tiene mala reputación por haber sido hereje y ahora fanática), quedaron conmovidos por el amor que demostró al difunto, revirtiendo en parte esta mala imagen. Luego, la guardia se puso a investigar.

Lo que siguió fue uno de los puntos más altos del personaje y de mi relación con el juego. Había venido usando varios puntos de Artha para mejorar tiradas importantes, porque vi que esa partida era muy relevante. Estaba entonces casi en cero, pero decidí darlo el todo por el todo.

Phalan, no sólo por estar bajo escrutinio de sus superiores, necesita hacer buena letra. Y teniendo en cuenta que su mejor amigo y colaborador había sido asesinado por sus enemigos, no podía dejar de presidir la celebración de sus funerales.

Generalmente cuando uno tira muchos dados en una situación crucial, todo se detiene. Pero aquí la cosa no era un combate. BW se me reveló en una situación totalmente diferente. Utilizando Oratoria, agregué dados por forkeo con Suasion y Doctrina. Luego utilicé mi único punto de Fate para duplicar los dados, llegando a un total de 14.

Hacía mucho que no tiraba tantos dados.

Obtuve 12 éxitos, y Phalan dejó deslumbrada a toda la concurrencia, con la intensidad de su fe, la profundidad del sentimiento hacia su ser querido muerto y la precisión de sus cantos y rezos. Fue un punto alto que, además, me permitió ganar puntos para más adelante, cuando sus superiores fueran a cuestionarle algunas de sus prácticas contra los cultistas.

Cerramos la sesión con esa ceremonia, que será uno de los momento roleros que nunca olvidaré.

2 comentarios:

Krinnen dijo...

Me perdí algo? Por qué duplicaste los dados con un punto de Fate? Los puntos de Fate abren los 6s; los que duplican los dados son los puntos de Deeds. A menos que se me esté escapando algo.

Capitán Hidalgo dijo...

Perdón, sí, debe haber sido un punto de Deeds. Me confundí, todavía me los traspapelo a veces :(