Historia de un libro perdido


Hace ya un buen tiempo, mi padre rescató un libro del limbo. Como sabe que me gustan los libros y cosas antiguas, detuvo a una señora que estaba tirando cosas a la basura. Lamentablemente mi padre no puede hacer siempre lo mismo, porque trabaja de vendedor y no puede seguir su ruta con todo lo que encuentra.

El libro en cuestión permaneció bien cuidado en mi biblioteca, como muchos otros, hasta que volvió a la vida cuando lo elegí para ser mi siguiente lectura.



Se trata de Mitología griega y romana, del profesor Hermann Steuding. Comencé a leerlo ayer, a la luz de las velas debido a una tormenta que nos dejó sin electricidad. Hacía tiempo que quería leer algo en serio sobre mitología griega, porque todo lo que tengo son lecturas infantiles y juveniles en la gran enciclopedia familiar (Maravillas del saber).

El volumen necesita algo de reparación, porque el lomo está casi totalmente separado de la tapa delantera. Como pueden ver, cartón recubierto de tela. ¿Quien habló de reciclaje? Pues miren, la parte interna del lomo está sostenida por un pedazo de la hoja de presentación de otro libro de la misma colección. Supongo que usarían hojas de impresiones falladas o cosas así. Lo fotografío para que quede constancia. Apenas pueda voy a pegarlo con cola vinílica (la de los carpinteros): que por lo que he visto, soporta casi cualquier cosa y no daña el papel, porque se disuelve en agua.

Como no se nota en la foto, la línea de arriba (que corresponde al autor) termina en "RRÍA" (¿EcheveRRÍA?). El título del libro contiene las letras "FÍA" y abajo "ÑA" (¿EspaÑA?) y finalmente, en la parte donde están el nombre del traductor y cosas así, dice "NAL" y abajo "Nueva", para finalizar en "tander" (supongo que Santander). Hay un par de letras más abajo que creo que son "oja". No he podido hacer coincidir ninguno de estos datos con los títulos de la sección VI (Ciencia Históricas) de la Colección Labor, listado que está en una de las primeras páginas del libro. Así que supongo que será de otra sección.


Salvo por un superficial y extendido borrón en la tapa (visible en la foto, la tela está más suave), está muy bien. Hay un polvillo negro en ciertas hojas, que sale apenas pasas el dedo. Cuando tenga tiempo voy a quitárselo con un pincel seco, no vaya a ser que sea moho (hay signos de que fue tocado por la humedad). Las láminas del final estan firmemente pegadas; veré de separarlas con el clásico vapor, pero más adelante.

Para ser un libro de 1934, está bastante bien. Se trata de la cuarta edición en castellano de la Editorial Labor, las anteriores fueron en 1925, 1927 y 1930. Tiene 60 figuras, 16 láminas y un mapa a color (que se pegó sobre sí mismo, aparentemente por la humedad). La traducción es de J. Camon Aznar (catedrático de la Universidad de Salamanca).

Hasta donde pude ver, todas las hojas están intactas y muy blancas, aunque algunas de las delanteras están apenas despegadas. En resumen, un muy buen ejemplar.

Está un poco escrito en la primera página. Yo calculo que era un libro escolar, porque tengo otros libros escolares (incluso más viejos que este) con las mismas firmas y datos del dueño. Como puede verse aquí, firmado en 1943. Arriba dice "Los Aleros Amenábar 1495 784-1156". Posiblemente el sitio donde fue comprado, una dirección (quiero saber qué hay ahí ahora!!!). El último número no puede ser un teléfono, porque no coinciden los códigos y además, recién hace pocos años Rosario tiene 7 dígitos para las llamadas locales.


Esta tarde, para verificar la confiabilidad del autor, que desconozco, lo googleé. Curiosamente, no pude encontrar ninguna biografía o dato del mismo: sólo aparecen datos de este libro u otros. Por lo que pude ver todavía hay ediciones contemporáneas de esta obra, en editoriales argentinas (valen 10 pesos, es un libro pequeño). Más allá de algunas cuestiones de época (como hablar de "razas griegas" o decir que ciertas religiones son inferiores a otras), se me hace una lectura muy sencilla e interesante, y supongo que por eso será reeditada como un clásico de "iniciación cultural" (como dice en el plan editorial de la colección). Un ejemplar de la 3º edición está en la Biblioteca Nacional de Australia. También pude ver que es uno de los muchos libros sin copyright que están disponibles en Google y en universidades. El autor y este libro aparecen mencionados en Wikipedia como fuentes.

¿Qué se estaba perdiendo la persona que casi lo tiró a la basura? Mucho, aparte del valor afectivo que yo ya le tengo. En Ebay, un ejemplar de la tercera edición estaba con una base de 8 euros (unos 45 pesos, más o menos). Encontré otro en un sitio que se vendía también a ese precio. Posiblemente esta persona no tenía acceso a Internet, pero es una pena que este tipo de gente no averigüe al menos donde hay una casa de compra de libros usados. En mi querida UyS le habrían dado al menos unos pesos para poder canjearlo por otra cosa más de su gusto.

Al final nadie sabe lo que vale la "basura". El otro día leía que muchos artículos que están en venta en las casas de antigüedades son rescatados por cirujas de los contenedores de basura. Tiramos nuestro pasado, y ni siquiera le sacamos un mínimo rédito en metálico. ¿No es de idiotas?



WTF como bonus:
en el sitio de Tematika.com, tienen listada la edición actual en la sección de Esoterismo. A lo mejor creen que es un libro para hablar con los dioses griegos, o algo así. No es de extrañar de una cadena de librerías que conceden un mueble a la sección de filosofía y dos o tres a las de autoayuda y cosas así.


5 comentarios:

Pablo dijo...

Te faltó buscar Los Aleros en Google. Es una residencia estudiantil re top regenteada por el Octopus Dei.

El número de 7 dígitos es de Buenos Aires de antes de que le agregaran el 4 adelante a todos. De hecho es el mismo número. No sé desde hace cuánto se usan teléfonos de tantos dígitos en Buenos Aires, pero seguro que en 1934 no.

Buen hallazgo. Ya pasaré a verlo.

Capitán Hidalgo dijo...

Sí, se me pasó el buscarlo. Es que reunir tantos pedacitos de historia se me complicó :D Pasá cuando quieras, todavía está en reparaciones.

Drake dijo...

Naaaaaaaaa mirá las cosas que tiran la p*** madre.

PD: Que buen ojo tu viejo che!

Capitán Hidalgo dijo...

Sí. La otra vez rescató unas postales alemanas de principio de siglo, ni idea de como mierda han llegado acá (bueno, si, la inmigración y todo eso). Lamentablemente como digo, no puede andar recolectando cosas, pero lo que puede me lo trae.

oenlao dijo...

esos libros son maravillas..