Wonderful Days (2003)


Conocida también como Sky Blue en algunos países de habla inglesa, y lanzada allí en 2004, esta película surcoreana (cómo se llamaría el anime coreano?) me resultó una muy grata sorpresa, cuando simplemente buscaba algo para pasar el rato.

Además de sorprender porque es coreana (para los que la tomen, desprevenidos como yo), golpea lo vívido del CGI, que parece estupendamente real, nada duro, ni artificial.

Es justamente en el aspecto visual en el que esta película más destaca. Es, sin lugar a dudas, la película de animación más elaborada y perfecta que he visto a nivel técnico, ya que conjuga perfectamente imágenes filmadas (y luego reprocesadas para que parezcan CGI), gráficos en 3D y animación convencional en 2D, esta última con un nivel de precisión y fluidez realmente impresionante.

¿En qué no destaca? En lo que muchas películas de este tipo fallan: la historia. Wonderful Days empieza de manera clásica pero interesante: desde hace 100 años el mundo está en la penumbra por la constante lluvia tóxica, cuyas nubes no permite ver el azul del cielo, mucho menos el sol. Ecoban es la única ciudad en donde se puede vivir bien, ya que está aislada de la contaminación y sus habitantes tienen todos los lujos. Claro que a un costo: una enorme cantidad de mineros que viven en condiciones muy malas, extrayendo "carbonite", una sustancia que la ciudad necesita para sobrevivir. Estos mineros no solo están expuestos a la contaminación, sino a un trabajo peligroso y mal pago, siempre bajo las botas de las fuerzas de seguridad de Ecoban.

Mezcla de película ecológica y de denuncia social, no es raro que la hayan relacionado en otros comentarios con Metrópolis. Sin embargo, lamentablemente, se queda en la intención. A pesar de que gran parte de la trama se centra en el funcionamiento de la ciudad (cosa que es clave para el desenlace) nunca se lo explica y por lo tanto todo se hace borroso.

Más que en una cuestión de "gran trama" moral o ecológica, la película se centra en la relación entre Jay, una oficial de seguridad de la ciudad, con Shua, un renegado que ahora ayuda a los mineros en su lucha contra la explotación e intenta, con un grupo de ellos, destruir la ciudad para igualar las cosas.

En realidad, la película funciona muy bien como drama, al plantear personajes, a veces estereotípicos, en situaciones de lealtades opuestas y amores imposibles. A esto contribuye mucho la dirección y el guión, que no escatima momentos de silencio, escenas íntimas y otras cosas que nos meten en el corazón de los personajes rápidamente (ayudado todo esto por la exquisitez del apartado gráfico).

Sin embargo, la falla del plot central se va haciendo evidente mientras la película vuelve al cauce de la típica "película de ciencia ficción distópica en la cual un grupo de gente debe destruir algo para salvar a la humanidad". Al llegar este punto, vemos que, lamentablemente, la hermosa pintura visual que nos han dado de un mundo húmedo, tóxico, oxidado y marrón, no nos sirve para entender qué está por pasar. Si bien las intenciones de los personajes son clásicas y uno piensa "bueno, ahora tienen que meterse y volar tal cosa", este tipo de películas suelen tener una mínima explicación "científica" y argumental de por qué cada uno hará algo. En este caso esas explicaciones simplemente no están, y el final parece algo que sucede por arte de magia.



Vuelvo al apartado visual porque, como ya dije, me sorprendió muy gratamente. Esta película, lamentablemente bastante desconocida, muestra lo que ya en 2003 se podía hacer a nivel de creación de un mundo aparte. No exagera en tiroteos, escenas de pelea ni supermegarobots gigantes, y en eso acierta. Los diseños y la forma de llevarlos a la práctica son perfectos tanto para la acción, que es parte importante a nivel narrativo, como para esos momentos íntimos que ya comenté antes: escenas de lluvia, silencios, viajes en donde lo único que hace ruido es el paisaje de cientos de molinos de viento oxidados (cada uno de los cuales empieza a moverse de manera diferente a los demás).

La animación es extremadamente fluida. Se nota una gran diferencia entre los personajes protagonistas, más "reales" y los secundarios, más caricaturescos y exagerados en su lenguaje corporal, pero esa cuestión de estilo no afecta en nada la historia.

La música y el sonido se acoplan perfectamente, con escenas de acción y de emoción sutilmente pegadas por la banda sonora.

Mención aparte tengo que dejarla para los vehículos y el resto del diseño técnico de este mundo futurista pero venido a menos. Desde hace tiempo he venido siguiendo mucho este apartado en películas y en blogs, encontrando muchas buenas sorpresas. En esta película tenemos dos mundos bien diferenciados. Por un lado, el de Ecoban, en donde todo es bonito y limpio, hay aparatos voladores como el que vemos en esta imagen. Las motos (más bien triciclos) del personal de seguridad son impecables y hermosas, ¡quiero una! Fuera de la ciudad tenemos un mundo más similar al nuevos, con camiones y automóviles, fácilmente reconocibles como tales pero con un toque totalmente extraño, que rápidamente nos mete en la ficción.

Como este tipo de cosas está perfectamente animada, y los escenarios están llenos de detalles y movimiento, luces muy cuidadas y todo tipo de cuestiones relacionadas al mundo de la película, solo hace falta un minuto para que nos metamos en ella.

Es por eso que lamento tanto que la película caiga en una categoría tan trágica como la de "película de animación supergenial que falla en su argumento". Se ha gastado un trabajo enorme por parte del equipo visual que luego no termina de empalmar con la fortaleza de la historia, que se quiebra en varias partes a base de no tener suficientes tornillos.

Wonderful Days es un ejemplo de lo que la animación puede lograr en estos días, fusionando perfectamente técnicas convencionales con las digitales con resultados asombrosos. Es visualmente algo que ni siquiera he visto en un anime (aunque hay que reconocer que todos los anime son animados por coreanos, así que ya tienen el know-how suficiente como para despegar solo, como sucede en esta película).

Este tipo de películas son las que hacen falta para hacer despegar definitivamente el género del sucucho de "es dibujitos, es para chicos". Muchas películas occidentales lo están logrando, generalmente con comedias ATP como Shrek y compañía, pero hacen falta películas de fantasía, ciencia ficción y otros géneros que muestren lo que la animación es capaz de lograr para público exclusivamente juvenil y adulto. Muchas han quedado en el camino, y aunque en conjunto Wonderful Days es una buena película, no destaca demasiado del resto de las que no lo lograron.

Me he quedado con el sueño de, el día de mañana, tener a mi disposición un equipo creativo como el que realizó la película para hacer realidad mis caprichos en materia de diseño y expresión visual. La verdad es que tengo muchos argumentos en mi cabeza que podrían haber resultado mucho mejores, y no dudo de que hay allá afuera muchos talentosos guionistas que podrían lograr esta perfecta conjunción de excelente guión y excelente realización visual. Lamentablemente la industria sigue eligiendo más de lo mismo, sin darse cuenta del daño que se causa a sí misma al no alejarse más allá de los clishés y al ahorrar en ideas, que son la cosa más barata del mundo.


Nota aparte: la película aparentemente fue co-producida por una empresa estadounidense, y lamento mucho no haber podido conseguir la versión coreana. La vi hablada en un inglés que destruye totalmente la actuación de los personajes, ya que los actores yankis hablan casi como robots, sin siquiera intentar imitar tonalidades de voz o las emociones de los personajes. Para colmo, los subtítulos en castellano eran bastante pobres y tenían varios errores gruesos, lo cual no me da buena espina, y temo que en la versión coreana haya una mejor comprensión de ciertas cosas, que una traducción al inglés (tal vez tan chota como el doblaje) haya borrado.


Actualización 05/02/09: según lo que John me avisa en los comentarios, aparentemente el horrendo doblaje ha, efectivamente, matado parte importante de la trama. Según puedo leer en los datos de IMDB y en los comentarios dejados allí, la versión yanki difiere en el corte de algunas escenas. Apenas se pierden un par de minutos, pero entre eso y el hecho de que, según se dice, muchos diálogos están totalmente reescritos en partes vitales, sin ninguna razón, ambas cosas conspiran para que la película pierda todo el sentido y parezca mala.

Había empezado a leer una de las críticas de ese sitio pero como era totalmente incoherente, me cansé y luego olvidé leer las demás. Estas críticas apuntan más o menos a lo mismo: la película es hermosa en lo visual, pero tiene una trama bastante usada sin demasiados giros nuevos. Todas las que vi marcan, por otra parte, el enorme valor visual de la película y el hecho de que viene directamente de Corea, un país que participa silenciosamente del anime solamente animando películas japonesas, pero nunca creando animación totalmente propia. A pesar de la cuestión de la trama, es muy recomendable para estas personas que han dejado allí sus comentarios y reseñas.

Voy a tratar de rever la versión coreana, pero es una pena que haya tantos idiotas en el mercado del entretenimiento, que destruyan con tan poco un trabajo tan hermoso.

2 comentarios:

SFO dijo...

Gastón - you can find the original Korean version (in 9 parts, with English subtitles) on YouTube (although only in SD). Start here:
http://www.youtube.com/watch?v=KobvYENVxtI

It's also available commercially in BluRay.

Apparently the dubbed version has some rearranged scenes.

The user comments on IMBd echo your speculation about the original Korean dialogue being much different than the English versions:
http://www.imdb.com/title/tt0353014/usercomments

John

Capitán Hidalgo dijo...

Thanks. I'm checking that right now. It's a shame I have to watch that wordelful piece of art in Youtube, but I think I'll check some parts for por answers.