Nota al margen sobre el cosplay


Después de mi breve experiencia en la Animate! que se celebró en Rosario, me vinieron a la mente una serie de cuestiones que a veces he comentado con horror con algunos amigos. Ahora, el tema deja de ser gracioso y pasa a tener un matiz, sino de preocupación, de contemplación.

¿Cuál es el tema en cuestión? Los límites del cosplay. Quien más, quien menos, nos hemos planteado el caso de un cosplay que "es demasiado". A algunos les revuelve el estómago el furry. Otros no soportamos, como ha sucedido en Leyendas y otros eventos, ver a un idiota disfrazado de Sailor Moon o Sakura Card Captor (sí sí, con pollerita y todo). O nos caen mal los chicos con el torso desnudo esgrimiendo gigantescas espadas de telgopor capaces de sacarle el ojo a cualquier desprevenido.

Algunas cosas van con el gusto. Los aficionados varones no nos quejamos cuando aparecen chicas medio desnudas (mostrando las piernas, o escotadas, etc.). Pero hay cosas que por diferentes razones, quedan ya al borde de lo indebido.

Meriggi lo decía medio en joda, medio en serio, en su charla. Ojo con el manga y el anime, a ustedes, padres, porque por ahí van muchas cosas. ¿Saben los padres que su nene va vestido de colegiala japonesa a una convención? No lo veamos como algo homofóbico, pero yo realmente me preocuparía. Ciertamente no por vestirse de nena será gay (que tampoco tiene nada de malo). Pero al menos querría saber de donde sacó la idea, y hacia donde va su orientación sexual, o si alguien lo matará a palos en el colegio si alguna foto llega al Facebook de un compañero (por cosas más livianes mueren a diario adolescentes en todo el mundo).

Animate! detonó este tema en mi mente por una extraña combinación de circunstancias. No es la primera vez que veo a mucha gente disfrazada; he ido a una decena de Leyendas y a varios otros eventos de anime. Pero vi límites que deberían cuidarse.

Lo que primero me voló la mente fueron los stands que vendían todo tipo de armas de filo orientales. Katanas, shurikens de todo tipo y clase, tantos, puntas de lanzas, manoplas con filo, kerambits y otras muchas que conozco de vista pero no de nombre (como una especie de kerambit doble). Todas a la venta, supongo que no a menores... los cuales constituían el mayor porcentaje de la población de la convención. Incluso había un stand que vendía katanas para cosplay a $35 (unos 10 dólares)... La entrada costaba $20.

Y digo que SUPONGO que solamente se le vendía a mayores, porque no vi ningún cartel que estableciera el hecho. Cierto, no eran armas con filo, ni de buena calidad... pero eran DE VERDAD (es decir, de metal). No eran de plástico, y podían seguramente hacer mucho daño.

Como artista marcial me hace sentir mal que ese tipo de cosas que a nosotros nos lleva años de práctica dominar (y que nuestros maestros nos enseñan a tomar en serio desde el primer segundo) estén a la venta de manera tan absurda y posiblemente irrestricta. En un par de Leyendas pasados, pensé lo mismo cuando se puso de moda escenificar luchas entre los disfrazados, sobre todos los disfrazados de samurais o armados con armas de filo. Si bien no tengo nada con que alguien imite un Kame-hame-ha (si se aguanta las cargadas y la pérdida de dignidad), por una cuestión de seguridad tengo que objetar que cualquier persona, sepa o no usar armas de filo, las revolee sin sentido contra un desconocido con quien ni siquiera se ha ensayado una coreografía. De nuevo, no importa que el arma no tenga filo: pueden lastimar igual, tanto sea por un movimiento inesperado, una caída, etc.

Pero si lo anterior me dolió por el lado marcial y de seguridad, lo que vi luego me pegó por el lado de la dignidad humana. Los stands de material para cosplays han surgido de la necedidad de muchos que no pueden conseguir ciertas cosas: al crearse un mercado, se crean las industrias que lo abastecen.

Lo que vi, digo, me llenó de algo más cercano a la repulsión que a la aprensión. Máscaras seudomasoquistas, collares "de perro", cadenas... No me voy a hacer el puritano, he visto animes de todo tipo y sé que ese tipo de indumentaria es común en ciertos looks, particularmente los góticos. Pero después de ver a un sujeto "paseando" a dos chicas que estaban encadenadas al mismo por collares en el cuello... ¿no les parece razonable preguntarse si esto no se está desbarrancando?

A todo esto, ahora que lo pienso, ni el sujeto ni las susodichas estaban disfrazados de algo relativo al anime... lo cual no sé si lo hace peor o mejor.

De nuevo, sin caer en puritanismos, ¿alguien quiere pensar en los niños? :D Yo no tendría problema en que mi hijo leyera manga y viera anime; de hecho, lo alentaría a leer comics y ver animación, siempre y cuando fueran obras adecuadas para su edad. Tampoco tendría problemas en que fuera a una convención de este tipo; de nuevo, seguramente yo lo llevaría y lo dejaría correr libre y tendría que soportar sus ruegos de más dinero para comprar las mismas porquerías que YO querría comprar (bueno, tal vez otras... tal vez...).

Pero habría un límite si veo que mi hijo se disfraza de colegiala, o si mi hija adolescente de pronto se pone una pollera cortísima y un vestido demasiado escotado. O si mi hijo salieron a jugar por la casa o en cualquier otro lado con una katana, aunque fuera de aluminio. O cosas así.

Y que conste que aquí no cargo contra el manga, el anime, las convenciones ni nada similar. En todo caso, los organizadores de estas últimas deberían preguntarse si vale la pena, por los problemas legales que podrían tener y otras cosas, si conviene aceptar la venta de ciertos elementos. Pero lo principal son los padres, que, me parece, no están mirando realmente qué hacen sus hijos e hijas. Porque tal vez las dos chicas que se paseaban como esclavas sexuales sean mayores de edad (de nuevo aquí, organizadores, si el evento es para toda la familia, ¿queremos eso?), pero ¿y las otras niñas que estaban vestidas de manera provocativa?

Los padres no las vestirán como putas, pero si las dejan, es lo mismo.

8 comentarios:

Anónimo dijo...

Es raro.Tus observaciones me incitaron a escribir y nunca lo hago, y no se q escribir porq es un tema largo de discutir en el fondo.
Basicamente, y sin ofender opiniones, suena a "viejo".
O sea, respecto a los disfraces y las vestimentas, suena a "viejo" los comentarios ya q los adolescentes en su mayoria necesitan llamar la atencion, pertenecer y ser de alguna manera,en mayor o menor medida, populares.
Esto lleva a esas ropas, esos disfraces, esas cadenas, creo yo.
Cuando era un puber adolescente llevaba rastas en la cabeza, ropas 2 o 3 tallas mas grande de lo q mi cuerpo exigia y la gente especulaba acerca de cuan "salvaje" era yo, sin saber q como pocos adolescentes tenia buenas notas en la escuela( de las mejores, sin ser presumido)y esa es la minima responsabilidad q se le da a una persona de esa edad.
Seguro es un tema q da para mas charla pero lo dejo aqui por el momento. No me parece tan grave esta cuestion...
el ente

Capitán Hidalgo dijo...

A mí lo que me parece grave no es eso, que como bien marcás es normal, sino que los adolescentes siempre buscando romper los límites. Y si no hay límites, no tienen nada que romper, siguen de largo hasta encontrarse con cualquier cosa.

Seguro, sí, que una chica adolescente se va a querer vestir de minita de anime provocativa, sobre todo si tiene algo que mostrar. Eso es una cosa, pero creo que los padres tienen que mirar que no se pasen ciertos límites. Vos y mucha otra gente que yo conozco usa cadenas como accesorio, y no son "degenerados" (de hecho son mis mejores amigos!), pero llevar encadenada a una mina a un evento o andar medio loco dando katanazos es otra cosa.

Son las actitudes, no los disfraces, lo que critico principalmente. Uno de mis deseos no cumplidos es disfrazarme de Sanosuke Sagara (encima me da el físico!!!) con la espadota y todo. Pero de ahí a otras cosas, hay un largo trecho, que algunos recorren demasiado rápido y sin pensar.

Y gracias por el comentarios!! Justo en una entrada para debatir y contar cosas.

Krinnen dijo...

Temo que en esto vos y yo ya somos... viejos. Hace 45 años un tipo de tu edad se escandalizaba por la falta de límite por parte de los padres de los pibes que escuchaban a esos músicos de Liverpool, usando melenas largas en lugar de llevar el pelo cortito como lo llevaban sus padres que lucharon en el Pacífico.

Hoy día ese prejuicio nos resulta simplemente tonto, al menos a mí, pero en su momento fue terrible! Adonde está el límite? Si no existe moralidad absoluta, cómo imponer límites? A los padres de estos pibes no les parece mal o no saben lo que hacen sus hijos? Si es lo primero, bueno, sabremos o no respetar su opinión. Si es lo segundo, creo que por ahí anda el problema.

Y si estos adolescentes son técnicamente mayores, me temo que ya escapa a tales consideraciones; si pueden votar corruptos, matarme con su auto, emborracharse con vodka y mirar porno, los límites -espero- ya están dentro suyo, no en un policía moral externo (padres, escuela). Espero.

Con respecto al BDSM, no sé, la verdad no tengo posición tomada, pero si es concensuado y no lastiman a nadie, no veo el problema (con la salvedad anterior de la mayoría de edad).

Krinnen dijo...

O cómo diría mi viejo, ya son bastante boludones...

Anónimo dijo...

Krinnen comento mejor la idea a la q me referia. El limite si no te lo ponen tus viejos es porq ,o saben q no es nada malo y no influye en vos como persona, o porq ni les importa y ahi si es un problema.
Si sos ya mayor para saber o no q esta bien o mal entonces uno sabra hasta donde llegar y eso depende de cada uno( como dijo Krinnen los beatles horrorizaban a los adultos con sus pelos,pero q tan grave era???). Esta bien el deseo de exponer y debatir q tan bien esta q un chico lleve atadas 2 chicas con cadena... a mi no me parece nada grave y su discucion me hace acordar a los viejos q se escandalizaban con los pelos largos de los beatles...
el ente

Pablo dijo...

Sospecho que los padres no saben nada. Lo cual les sirve de excusa ante la sociedad (mala excusa) cuando el nene pierde un ojito por joder con un shuriken de aluminio o cuando se convierte en el hazmerreír golpeado de la escuela. A nadie le hace nada vestirse de sadomaso, pero salvo que sea muy importante y quieras marcar alguna posición ideológica, me parece una estupidez hacerlo fuera de su contexto. Los pibes hacen casi todo de forma automática. El papel de los padres tendría que ser al menos ponerles un espejo en frente.

Krinnen dijo...

Ser el hazmerreír golpeado de la escuela no es culpa suya... Es como decir que la mujer tiene la culpa de ser violada por ponerse minifalda.

Con respecto a lo demás, en mi comentario anterior me pregunto justamente adonde están lo límites, quién los pone, si es que alguien los pone.

Si los padres lo saben y no hacen nada al respecto, puede ser un facilismo o convicción. Si es convicción, bueno, como digo, podemos estar o no de acuerdo. Si es facilismo, me parece que ahí sí está mal la cosa...

Drake dijo...

Los límites lo pone la cultura hegemónica, por supuesto. Que es la que tiene suficiente capital cultural como para que obviemos algunas cosas que ya tenemos naturalizadas y nos horroricemos de lo diferente. (por ejemplo: perforar una oreja a un bebe es aceptable, que un adolescente lo haga en donde se le cante por motus propio no).

Ahora bien, hegemónica o no, no es la única forma de entender las cosas. Y cierto, estamos conviviendo en una sociedad que es así y asá,y salir del camino establecido implica un estigma y todo eso. Pero creo que en última instancia uno vive mejor con uno y aprende más de los errores cuando tiene la posibilidad de manifestarse con mayor libertad.

La familia y la escuela pueden ser (de hecho lo son) reproductores de cultura, de una forma cultural. Si bien no es algo malo como para salir corriendo espantados, hay que tener presente que se transmiten no sólo las virtudes y conocimiento de genereaciones anteriores, sino que también hay un transpaso de tradiciones estériles y miedos bastante nocivos.

EL espejo que le pongas a un adolescente en realidad va a mostrar como ve al adolescente en cuestión quién sostiene el espejo, y no posiblemente al adolescente tal cual se ve así mismo.

Joder, equivocadas o acertadas cualquiera de las partes es algo que ocurre siempre. Los "viejos" siempre se van a ir oxidando y dejando de estar a tono con un tiempo que se ha vuelto diferente y los "jóvenes" siempre van a ver lo anterior como superado. Y así estamos, en una sociedad que en lugar de dialogar ignora y maltrata a sus viejos y considera estúpidos descerebrados a los jóvenes. WTF???

Me quedo con la frase de Gonza: "Si no existe moralidad absoluta, cómo imponer límites?".