Tres son multitud


Como muchos otros DJs, cada tanto tengo un gran dilema: encontrar jugadores. Pensando en lo difícil que suele ser el juntar a las cuatro, cinco o seis personas que suelen formar un grupo normal, caí en la cuenta de que nunca había pensado en la otra opción.

¿Por qué no armar grupos de dos o tres personas? Pienso en los libros como Elige tu propia aventura o los librojuegos editados por Timun Más, o los que ahora está sacando NOSOLOROL. En ellos, uno puede experimentar un tipo de suspenso diferente, ya que estamos realmente solos, sin posibilidad de interactuar de ciertas maneras con los PNJs. La posibilidad de que nos presten ayuda está limitada a una frase bien elegida o una tirada determinada.

¿A qué se debe que sintamos como obligación, muchas veces, el jugar con cuatro o cinco personas? Ningún rolero que recuerde me ha dicho nunca que considera divertido jugar con tres personas. Es como un anatema.

Recuerdo que una de nuestras mejores partidas de Vampiro: EO fueron justamente con tres jugadores, una vez que faltó nuestro cuarto vampirete. Por lo general, nuestras partidas de Vampiro (en cualquier lugar y época) eran mediocres o malas, salvo que cambiáramos momentáneamente de DJ. En este caso, el DJ no solamente era bueno, sino que los tres participantes nos la tomamos en serio. Creo que fue, en parte, el hecho de que éramos 3. Nos sentíamos un poco más vulnerables al saber que teníamos un 25% menos de ayuda.

No sé si a otros les ha pasado lo mismo, pero creo que es un buen aliciente: tienes que cuidarte más a la hora de decidir. El DJ, claro, tiene que tener en cuenta que no puede enviar la misma cantidad de orcos, o vampiros, o lo que sea, y puede tener que modificar un poco las partidas para adaptarlas a la nueva situación. Si el Dj lo considera necesario, puede incrementar el poder individual de cada personaje, para equilibrar la merma numérica.

A un DJ más novato puede servirle el hecho de tener que preocuparse de menos cosas. Hay más tiempo para ocuparse de la historia de los personajes, profundizando detalles menores que a veces quedan sepultados por la multitud.

En resumen, dos o tres jugadores puede ser una buena opción, no solamente porque no conseguimos a nadie más (cosa que me está sucediendo ahora) sino como una nueva forma de juego. Cierto, algunos juegos tal vez no se presten para ello. Pero muchos otros sí. Aumentar el suspenso y afinar el hilo del cual cuelgan las vidas de nuestros personajeses una buena recompensa narrativa. Además, todo esto incrementa la necesidad del roleo, de la conversación previa y la preparación táctica: en un grupo de cinco, si uno se hace el Conan y muere, posiblemente el grupo pueda seguir adelante. Aquí, de a dos o tres, es una condena asegurada para el resto. Es lo que experimentamos esa noche con mis dos compañeros en esas noches vampíricas: clanes diferentes, pero todos atados a los mismos peligros y con recursos muy limitados para sobrevivir.

6 comentarios:

JMO dijo...

Che, ¡felicidades!

Había puesto un mensaje de felicitación en "¡Está vivoooo!", pero se ve que no me loguee bien a Blogger o algo =(

¿Así que ya está?, ¿ahora podés vivir de tu obra? =P

Si alguna ves te falta un jugador, no dudes en llamar. Te voy a estar tocando el hombro a penas termines la frase, jaja.

Saludos, suerte con eso!

Capitán Hidalgo dijo...

Gracias!!! Me da gusto que pasen por acá :D

No, todavía no puedo vivir de mi obra, pero tengo tantas ideas que eventualmente voy a dar en el clavo, creo yo. Y estoy escuchando algunas ofertas... pero no digo nada todavía.

Lo de que me falte un jugador, en realidad me faltan varios (en mi cabeza :D) pero en la mesa de rol también. Eso sí, no termino de sacar quien sos, así que si me aclarás, mejor :D

Estoy viendo de organizar algo con RPM o de testear un nuevo proyecto, así que si querés, avisame y te anoto.

JMO dijo...

No tengo la menor idea de donde agendé tu blog =/

Me llamo Juan Manuel y soy un aficionado muy poco comprometido con el rol, con un par de blogs, uno en signos.blogsome.com

Y nada. La verdad que siempre pensé que era cosa de acólitos facciosos el rol en Rosario, y este año moviéndome un poco me di cuenta que no =P

Etzo.

JMO dijo...

Ah, me olvidaba:

jmo707 at gmail dot com

Capitán Hidalgo dijo...

Fijate que añadí al blog un enlace a nuestro club de rol, ahí podés entrar y en la página te podés anotar en la lista de correo!!

JMO dijo...

Mmm, pensaba que no, pero creo que ya estoy suscripto desde hace tiempo a la lista =p